• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra hace llorar a mi hija ¡y disfruta!

suegra hace llorar a mi hija

Me da igual lo que piense la gente, pero hemos llegado a un punto en la relación con mi suegra que me molesta profundamente. Mi suegra hace llorar a mi hija y me parece que es un mal bicho cruel. Yo puedo ser una nuera bocazas y sinvergüenza por decir esto de ella, pero hasta que nació mi hija nos llevábamos bien. Ella en sus dominios, yo en los míos, con las visitas formales estrictamente necesarias y poco más. No era una relación súper amorosa pero tampoco nos odiábamos a muerte. Estábamos a medio camino, pero bueno, yo me casé con su hijo, no con ella, así es que tampoco estaba esperando una relación de amor entre ambas. Entonces me quedé embarazada y parí. Durante los primeros meses de vida de la niña, no es que le hiciera mucho caso a su nieta. Por teléfono proclamaba sus deseos de verla, …

¡Lee más!

Mi suegra ignora mi embarazo

mi suegra ignora mi embarazo

Llevo junto a mi pareja 7 años. Nos conocemos y nos amamos profundamente. Mi relación con su familia es bastante estrecha, tengo una amistad con mi cuñada, y tengo (o al menos eso creía) una buena relación con mis suegros. Ellos ya son abuelos de una pequeña, hija de mi cuñada. Amo con todo mi corazón a esa nena, que además es la ahijada de mi marido. Y ahora nosotros esperamos un bebé, nuestro futuro príncipe. Llevo 21 semanas de gestación y gracias a Dios todo marcha muy bien. Mi familia esta encantada con la noticia, son todos muy atentos y demuestran su felicidad por la llegada del nuevo integrante. Mis suegros, no tanto. Hemos pasado se estar muy unidos a que ni me pregunten por cómo va todo con el embarazo. Hace un tiempo, mi suegra me llamaba hasta para contarme cómo estaba el clima, y ahora no ha …

¡Lee más!

Cuando los niños hablan ¡las suegras se delatan!

suegras y caramelos

Desde antes de que naciera mi hijo sospechaba que mi suegra no nos haría ni caso cuando decidiésemos unas pautas de alimentación concretas para el niño. No creo que seamos muy restrictivos con el tema de la alimentación, y por suerte mi hijo come de todo, pero quizás en demasiada abundancia. Es por esto que aprovechando que le gustan tanto las frutas como los dulces, hemos decidido aprovechar a situación para dejar las golosina sólo para ocasiones muy puntuales. Si alguien le ofrece un caramelo no vamos a montar un drama, pero nosotros no vamos a darle ni caramelos, ni chocolate, ni bollería industrial a diario. Está muy bien de peso y de salud, y queremos que la cosa siga como hasta ahora. Sobre todo porque en el percentil de peso roza el máximo dentro de la normalidad, y eso sólo con la lactancia materna y comiendo sanamente. A mi …

¡Lee más!

Mi suegra llegó casi antes que yo a mi parto

Y no exagero. Sé que dicho así puede parecer una locura, pero es real como la vida misma. Yo era primeriza y nuestro embarazo fue muy, pero que muy buscado. Todo calculado y cronometrado, hasta el punto de que mi pareja y yo teníamos muy claro que queríamos vivir la primera etapa del embarazo a solas, en secreto, sin que nadie se entrometiera, sin que se convirtiese en el mono tema de las reuniones familiares. Y por eso, no dudamos en mantener el secreto ante el mundo entero hasta la semana 12. Cuando pasamos por la primera ecografía y tuvimos una foto de nuestro bebé para enseñar, fuimos avisando a los familiares de ambas partes, y lógicamente, a mi suegra. Desde el primer segundo se volvió loca con la noticia. Esto no debería resultar extraño, si no fuese porque hasta ese momento ella siempre había dicho que no iba a …

¡Lee más!

¿Quién eres tú y qué has hecho con mi suegra?

Mi suegra era una perita en dulce, como suele decirse. Una mujer activa, sociable y muy simpática, que adora a su hijo y a mí me quería (y quiere, eso no lo dudo) un montón. Era habitual que ella y yo hiciéramos planes para comer en familia, quedáramos para tomar café… en fin, un lujazo. Oía las historias de mis amigas con sus suegras y pensaba en lo afortunada que era, curiosamente, las peores historias eran las de amigas que ya se habían reproducido. Y yo sin caerme del guindo. Total, en ese estado de felicidad familiar, a mi marinovio y a mí, después de casi 10 años juntos, nos entraron ganas de reproducirnos, de convertirnos en padres y de convertir en abuelos a mis padres y a los suyos. Desde el principio, quién me daba más miedo con esto de los abuelos, era mi madre, que es bastante meticona …

¡Lee más!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras