• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

¿Quién eres tú y qué has hecho con mi suegra?

qué has hecho con mi suegra

Mi suegra era una perita en dulce, como suele decirse. Una mujer activa, sociable y muy simpática, que adora a su hijo y a mí me quería (y quiere, eso no lo dudo) un montón. Era habitual que ella y yo hiciéramos planes para comer en familia, quedáramos para tomar café… en fin, un lujazo. Oía las historias de mis amigas con sus suegras y pensaba en lo afortunada que era, curiosamente, las peores historias eran las de amigas que ya se habían reproducido. Y yo sin caerme del guindo. Total, en ese estado de felicidad familiar, a mi marinovio y a mí, después de casi 10 años juntos, nos entraron ganas de reproducirnos, de convertirnos en padres y de convertir en abuelos a mis padres y a los suyos. Desde el principio, quién me daba más miedo con esto de los abuelos, era mi madre, que es bastante meticona y revisalsera, así es que me propuse leerle la cartilla y darle la murga durante todo el embarazo para que no se pasara. Con mi suegra ni se me ocurrió, a ese dechado de virtudes yo lo veía incapaz de meterse en nuestra vida, agobiarnos, o acaparar a nuestro bebe, que cándida inocencia la mía…

Total, que me preñé, dimos la noticia a mis padres, que lloraron de la alegría y a mis suegros, que se alegraron mucho, pero sin esa efusividad. Me llegué a poner realmente pesada con mi propia madre, hasta el punto de que un día me mando a la mierda, la pobre. Como me arrepiento ahora. Llegó el dia d y la hora h y me puse de parto, una mierda de parto, todo hay que decirlo, que terminó con mi peque en neonatos, el único día de la semana que permiten entrar a abuelos y tíos, así es que toda mi familia conoció a mi hija antes que yo.

La primera en conocer a mi peque fue mi suegra y le falto tiempo para venir a contarme lo preciosa que era y la suerte de que hubiera nacido en día de visitas y estuviera en neonatos para que los abuelos fueran los primeros en conocerla… ¿¿Hola?? ¿¿Y eso es una suerte??? La primera en la frente. En ese momento lo tomé como una enajenación mental transitoria, pero de transitoria nada.

Desde ese día ha sido un non stop de despropósitos que jamás me hubiera imaginado de esta mujer. Se empeñaron en que fuéramos a pasar las navidades al pueblo cuando la niña no tenía ni un mes y yo, que acababa de pasar por un fórceps, porque ellos no iban a renunciar a sus navidades en el pueblo (a mis padres que les den, claro) ¿Lo primero que nos dijeron al llegar? ¡Ya era hora de que vinierais!

Desde que salgo con la niña por las mañanas de paseo, mi suegra se ha autoinvitado y se me pega como una lapa, y lo que empezó siendo un paseíto de una hora, en lo que la niña se echa su siesta mañanera, se ha convertido en 4 horas de paseo con parada en el bar para que la niña mame y la abuelita (de los huevos) juegue con la niña. Me da manotazos hasta que consigue apoderarse de la silla, que conduce como si llevara un 4×4. Me arranca a la niña de los brazos, mientras proclama su frase preferida “ven aquí cariño, que ahí no estás a gusto”. Ahí es su madre, osease yo. Hay otra versión que es “dámela y así descansas”, vamos, que me está haciendo un favor.

Está obsesionada con que mis padres ven a la niña más que ellos, y da igual que sepa que mi madre trabaja a jornada partida y que solo la ven dos tardes a la semana, cuando ella la ve todos los días. Para ella nada es suficiente, y por supuesto, siempre quiere más. Si vamos a su casa, coge a la niña y se esconde con ella hasta que la pobre termina llorando de hambre. Menos mal que está a teta, si no, ya me la habría secuestrado (he tenido pesadillas sobre ello, en serio).

En las ocasiones en las que han coincidido los 4 abuelos, acapara a la niña y nadie más que ella puede cogerla, si consigo arrancarle a mi hija de los brazos, está constantemente llamando su atención para que solo le haga caso a ella. Ni se me ocurre pasársela a mi madre, no quiero que me la fulmine con la mirada y quedarme huérfana. Han llegado a proponernos que vayamos a pasar temporadas a su casa. Emmm, ¿¿para que?? Prefiero que me arranquen los ojos y se me hagan pis en las cuencas.

He cogido una excedencia para cuidar a la peque unos meses más a parte de la baja, pues me insinúa que estaría mejor trabajando y la niña con ella, porque claro, ¿¿con quién se va a criar mejor la niña que con su abuela?? Pueees no se, ¿con su madre, por ejemplo? Tienen una montón de amigos, así es que ir con ellos por la calle es un pararse continuamente, bueno, pues ha cogido la manía de abrir el saco y bajar la capota para que todo dios que nos para por la calle pueda ver (y toquetear) a mi niña. Mi suegro, que es un sabelotodo, opina acerca de todos los aspectos de crianza de la niña, y nos trata como a un par de críos con una bomba en las manos. Mi marinovio ha llegado a decirme que a ver si se preña nuestra cuñada y así nos dejan un poco en paz.

En fin, un auténtico infierno. Lo peor es que sabe que no soy capaz de decirle que no, porque adoro a mi chico y no quiero que lo pase mal con este tema, así es que se aprovecha. Total, ¡¡¿¿quién eres tú, y que narices has hecho con mi suegra??!!

7 comentarios:

  1. Parece q estas hablando de mis suegros. Mi suegra, cuando voy a su ciudad, es una lapa. No nos deja y hay que hacer el recorrido por los bares para saludar a sus amigos. Que cansado es todo esto. Y el sabelotodo de mi suegro, en fin que igual somos de la misma familia. Que pesados por dios

  2. Cómo si lo hubiera escrito yo misma… Me he quedado boquiabierta y ojiplática oye… Quién eres tú y qué has hecho con mi suegra? Devuélvemela!!! Es lo que pensé tras dar a luz, no va la tía y me salta entre lágrimas… “gracias por darme un Xxxxxx (usease… El nombre del padredelacriatrura) pequeñito”. Darme??? Esto… Debe ser un efecto secundario de la epidural. Y tras ese momento perdonaperodequemeestashablando vinieron muchos más… Paciencia… Y algo de meditación…

  3. Uffff, parece que as relatado a la perfección a mi suegra también. Lo primero que hizo fue alegrarse cuando la lactancia materna fracaso, su primera frase fue: “así me dejas al niño y no le tienes pegado a ti todo el día”. y otra de sus pullitas es: “sera tu hijo, pero es mi NIETO” y lo recalca bien. Bueno y la de: “Tengo unas ganas que empieces a trabajar para quedarme todos los dias con el niño”. Estoy que me subo por la paredes, se ha creado un montruo,jejeje

  4. Jajajajaja, es que son todas iguales! Se convierten en abuelas y las da el siroco.
    La ultima ha sido, “claro, como tu ves a la niña todos los dias…” hombre, es que soy su madre XD
    Y mas cositas…que creo que al final no va a ser una colaboracióm esporádica ????

  5. Lo de dámelo que tu ves al niño todos los días es un clásico! Mi suegra iba camino de ser como la tuya pero le pare los pies en seco (bueno, yo no, yo le eché la bronca a mi marido y el se encargó del trabajo sucio, que para eso es su madre) Sigue haciendo cosas que para mí son incomprensibles, como hablar de biberones y papillas (una talibana de la teta aquí presente), ponerle crema y colonia cuando le dejo que lo bañe, y algunas antigualladas más pero, en fin, elijo mis batallas.

  6. Yo también pase por lo mismo cuando nació mi hija, los primeros meses me los amargo no sabéis de que manera … cada vez que íbamos a su casa no me dejaba cogerla en todo el día solo cuando le tenia que dar el pecho y os aseguro que si llega a tener leche en las tetas se la hubiera sacado con tal de no dármela. Se metía en una habitación con ella para dormirla y mi hija solo quería ir con mío, pues ahí la tenia, llorando a todo llorar hasta que se me hinchaban las narices y tenia que entrar de mala leche a arrancársela. En fin … si por lo menos tenéis un marido o un novio y os comprende, os entiende y os defiende delante de ella, cosa que yo no tengo, ya tenéis bastante ganado.

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras