• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra me separó de mi marido

suegra_roto_pareja2

Ya desde el primer momento que la conocí sospechaba que esta señora no tenía muchas luces. Era campurria, malhablada y contestona, y tenía una actitud firme y dominante. Como no soy de las que juzgan a la primera, decidí olvidar esos detalles. Pasó el tiempo y me quedé embarazada, y mi suegra de repente cambió el chip. Me sorprendió muchísimo, pues hacía todo para que yo estuviera cómoda. Cuando íbamos a comer los domingos (lo típico) me cebaba a sopas, verduras…vamos, me empachaba pero a comida sana. Yo estaba encantada y hablaba maravillas de ella, y no podía comprender cómo la gente tenía tan metido en la cabeza que las suegras eran demonios del averno. Luego comprendí que sólo estaba protegiendo el huevo y no la gallina. Todo empezó en mi parto.

Me he dado cuenta de que si en algún momento se le cruzan los cables a una suegra, es cuando va a tener un nieto. Llegué al hospital sola porque mi pareja trabajaba, pero eso no le impedía a ella ir a ‘ayudar’. Estuvo media dilatación dándome consejos absurdos como que bebiera café o me tocara las puntas de los pies. Y cuando llegó mi novio para ver el parto, ésta le dijo con todísimo su morro: ‘¿Y no prefieres que me quede yo a ayudarla? No sé si eso me tocó muchísimo las narices o estaba de malhumor por estar a MEDIA HORA de parir, pero le solté un rotundo NO. Cuando mi niña nació, las visitas al hospital eran diarias y duraban casi 12 horas. Venía desde por la mañana y se iba casi anocheciendo.

Yo iba con las cosas muy claras al parto: lactancia materna EXCLUSIVA, nada de chupetes ni biberones y colecho. El primer día me fui a ducharme, y cuando salí me encuentro con que tiene un chupete puesto. Le eché la bronca y le expliqué mis normas, y ella aseguró que lo entendió y que no lo sabía.

Al día siguiente me tocaba un chequeo, y ella y mi cuñada (también una arpía despiadada) se quedaron con la niña. Al volver, le habían quitado las manoplas ‘para verle las manitas’ y como consecuencia la niña tenía la cara arañada que parecía un cuadro. Me dieron el alta a los dos días y cuando llegamos a su casa (porque vivíamos ahí) estaba tan agotada que decidí darme un baño caliente. Tardé 10 minutos y cuando salí ¿qué me encuentro? A mi suegra dándole a la niña su primer baño, el cual yo quería darle junto a mi pareja. Vale, preferí no montar una por un simple baño aunque me dolió en el alma. Días después, yo estaba tan contenta con mi teta y con que mi lactancia fue un totalísimo éxito: buen agarre, abundante leche, la niña subía de peso que daba gusto, en fin, no podía pedir más. Pues va mi suegra y me regala una lata de leche en polvo y un biberón. Enfadada se lo digo a mi pareja y este le dice, ‘no se te ocurra darle un biberón ¿eh? De momento queremos seguir con la teta.’ Y pareció comprenderlo.

Ese mes fue nuestro aniversario y dejamos a la niña con mi cuñada para darnos un respiro. Volvimos ilusionados y con ganas de ver a nuestra pequeña, pero vemos la lata de leche encima de la mesa. Les pregunto qué hace eso ahí y me dice que con mi leche se quedó con hambre y le dio otro biberón de artificial para probar.

A mi me hierve la sangre y cojo a mi hija y me voy. Una vez más decido no montar un pollo por eso, ya que como os dije son campurrias y cabezotas. Después de toda esta odisea, a los 6 meses dejo la teta porque al haberla acostumbrado a chupete, mi leche era tan escasa como el goteo de un grifo mal cerrado. Empiezo con el biberón y con BLW, cosa que para ellas era un asesinato seguro y maltrato infantil. Me tocan tanto las narices que empiezo a darle purés solo para que se callen.

Pero no, no todo termina aquí. Ahora la niña está baja de peso. ‘¿Es que para que le quitas la teta? Vas a lo fácil y rápido chica. Qué vaga eres.’ Me vuelve a hervir la sangre. Y vuelvo a callarme. Se pasa todos los días metida en nuestra casa, decorándola a su gusto, tratándome con arrogancia, insinuando que ella fue mejor madre que yo. Día sí, día también, durante cuatro largos meses, en los cuales yo nunca dije ni mu, hasta que llegó el día el apocalipsis. Mi suegra se llevó a la niña a su casa (pegada a la nuestra por cierto) durante todo el día. Cansada de la situación me dije a mí misma que esto tenía que terminar.

Decidida toqué a la puerta y le dije que me devolviera a la niña, que yo también quería pasar tiempo con ella, que para eso soy su madre. Y ahora viene lo bueno: Me dice que no me la da porque ella es su abuela y la ve cuando le da la gana, que es un derecho civil. Si os digo la verdad me quedé en silencio durante unos segundos, y cuando entré en razón solo se me ocurrió llamar a la policía. Esta me entregó a mi hija y yo me fui a casa de mi madre.

Aparte de que me denunció (no le hicieron ni puto caso) ahora no deja a mi pareja que venga a verme, amenazándole con que le deja de pagar el coche (ahora está en paro) y que así menos podrá venir. Si no ve a su nieta un fin de semana ya le está advirtiendo de que se le acaba el chollo, y a mí que no se me ocurra verle ni llamarle. Llevamos un mes viéndonos a escondidas como si fuéramos adolescentes.

¿LA MORALEJA?

No dejes que se te suban encima, porque luego no se quieren bajar. NO te calles, habla, expresa tu desacuerdo, es vuestro hijo y de nadie más. Yo de buena, fui tonta no, gilipollas.

Tu suegra

Tu suegra, ese demonio con apariencia de mujer, esposa y madre que esconde el mal en su interior. Si no eres capaz de enfrentarte o huir de ella, lee, colabora y comparte en silencio.

7 comentarios:

  1. Madre mía!! Menudo aguante tuviste, yo no hubiese podido. A la tercera le hubiera saltado, si no antes…
    Espero que el papi y tu volváis a estar bien y juntos. Y a ella y la hermana que les den!!

  2. y con familias así.. mi recomendación… emigrar con la excusa de la crisis.. irse muy lejos a buscar trabajo…que ya de paso encuentas un buen trabajo y un buen futuro y la familia lejos lejos…calidad de vida.

  3. Bueno, me parece todo alucinante… Y que una pareja, padres además, tengan que verse a escondidas ya es lo máximo. Yo que tú pegaba un puñetazo en la mesa ya en condiciones y que le dieran por saco!!

  4. Una autentica hdp tu suegra

  5. ¡De juzgado de guardia! Hiciste bien en salir de allí. A nosotros nos pasó similar…tanto ceder al final tiene precio ????. Y no eres tonta ni mucho menos. Lo que eres es EDUCADA Y CONCILIADORA no como las otras dos y punto! Pa lante. Ánimo.

  6. Mejor sola que mal acompañada

    Alucinante!!!! Lo malo es cuando tu pegas el puñetazo en la mesa y tu pareja se pone de parte de su madre, osea mi suegra.

    • Madre mia es peor que la mia, que nada mas nacer mi hijo y creyendo que no la escuchaba nadie le dijo ” me tienes que querer mucho, mas que a mamà”….. que clase de persona dice algo asi??? Asi que llevo marcando limites y distancia desde el pricipio y su hijo a veces me apoya(la mayoria) y otras no tanto pero voy manteniendola a raya.

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras