• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra y la metamorfosis de Kafka

suegra metamorfosis

Tu suegra y la metamorfosis por su nieto

De buenas a primeras, podríais pensar que este post iba a estar relacionado con la obra de Kafka (que es un poco como El Quijote, parece que Cervantes sólo escribió un libro), pero no. Este post trata de mi suegra, en un intento por entender qué clase de fenómeno científico pasó en su cerebro, para pasar de una suegra ideal a lo que tengo hoy día.

Por supuesto, todo cambió el día que anunciamos en casa de mi familia política que estábamos esperando un bebé. Ese día, lo hemos vivido todas, es como cuando sopla viento sur, que a todo el mundo le da un telele y ocurren cosas inexplicables (a Iker Jiménez le daría para un monográfico de un mes si no fuera por su empeño en hablar de psicofonías mal grabadas). Ese día perdí a mi suegra y se convirtió en un algo incontrolable que nunca más pudo ser domesticado.

Siempre he sido una persona despreocupada, desordenada y olvidadiza, que tenía que apuntar las cosas en el móvil, la agenda, el calendario de la cocina y en la mente de mi madre; para llegar a todas partes a tiempo. Pero eso era antes, porque ahora tenía un asistente personal, gratuito, que se encargaba de recordarme varias veces al día qué, dónde y cuándo debía hacer algo. Mi suegra. Si hubiera podido, habría pagado por darme de baja del servicio.

Sus servicios incluían:

  • Seguimiento exhaustivo del embarazo
  • Control estricto de la dieta
  • Preguntas inapropiadas sobre aspectos fisiológicos
  • Recordatorios 1 semana antes, 1 día antes, 1 hora antes y 10 minutos antes de que se sucedieran las cosas

¿Sabéis esa sensación de pasar de ser alguien a ser algo? eso me sucedió a mí gracias a mi suegra. Yo antes era una mujer licenciada, políglota, capaz de tomar mis propias decisiones, con una carrera emergente y con una vida social decente. Después de quedarme embarazada, pasé a ser un horno.

Seguramente os haya pasado entrar en casa de vuestros suegros, saludar a todos y ver como vuestra suegra os mira… que os mira así, vaya:

Pensé «¡Ostras! que vuelve a alegrarse de verme» para acto seguido escuchar «¿Dónde está mi futuro nieto?». Lo dicho, un horno.

Hasta la fecha, mi suegra nunca había recorrido la escasa distancia que separa nuestra casa de la suya. Le daba exactamente igual. Sin embargo, fue saber que su nieto iba a vivir en esa casa y aparecer como un agente secreto de la CIA para analizarlo todo. Sin avisar, (un concepto con el que también estaréis familiarizadas) para que no haya dado tiempo a recoger y todo parezca un pasaje apocalíptico.

En nuestra casa sólo tú tienes la llave mágica para limpiar, tu marido no sabe abrir ese armario sin cerradura donde se esconde la aspiradora y tu suegra lo sabe, es más, lo aprueba.

Cuando montamos la habitación del bebé, previo aviso por si alguien quería echar una mano ya que estaba de más de siete meses, su análisis de la zona cero fue más exhaustiva: abrir cajones, comprobar que la ropa estuviera debidamente ordenada y planchada, abrir armarios, esconder fotos que no le gustaban, reorganizar los cajones cuando creía que nadie la veía… ya sabéis, habéis puesto los pijamas en el cajón superior pero una ley de buenas madres que no conocíais exige ponerlos en el segundo.

Sin embargo, hay algo peor que una suegra preguntándote si vas bien al baño, si sigues practicando sexo con tu pareja (SU HIJO), si ya se te ha caído el tapón mucoso, si estás estreñida; es una suegra que sabe que han empezado las contracciones y estás esperando para parir. Esa suegra es imparable, esa suegra intimida más que Chuck Norris, a esa suegra no le importan las leyes de protección de datos, esa suegra sabe más de anestesia que el que inventó la anestesia… esa suegra, es una versión actualizada de la suegra en la que se convirtió la madre de mi marido antes de que su espermatozoide entrara en mi óvulo, y parecerá una anécdota, comparado con la suegra 3.0 que nacerá junto a tu bebé.

Eso, amigas, es la metamorfosis y no un libro de 93 páginas que no entiende ni Kafka.

15 comentarios:

  1. Da mucho miedo una suegra asi :0

    • Y esto es sólo el principio, próximamente hablaremos de sus métodos ultraortodoxos de cómo se debe educar a un bebé sin hacer caso a los padres del mismo. Ella es licenciada en eso .D

  2. Madre de mi vida le distéis una gran noticia y a ella se le cruzó el cable :O
    Vaya tela hija, armate de paciencia y respira hondo… Ánimo!!

    • Yo respiro tanto cuando nos juntamos con la suegra que a veces me mareo (mi cerebro no soporta tanto oxígeno). Gracias por los ánimos.
      Lo bueno es que ahora no controla mis ciclos fisiológicos, lo malo es que controla TODO lo demás.

  3. Vaya tela!!! uff, OMG. A mi me da algo. Yo ya la habría mandado un poquito a la M… uff, pero que cansina que son algunas.

    Saludos y muchos ánimos!
    PD: Si te sirve de consuelo, durante el embarazo también me sentí muchas veces un horno con piernas, pero no por mis suegros o cuñada, noooo, por mi madre. La que venía y abrazaba la barriga o le daba besos sin previo aviso y hablaba con la barriga, todo sin saludar a su hija, que tenía la cara unos centímetros más arriba.

  4. Jajaj, te leo y no paro de reirme! La mía es parecida. Debo destacar que cuando yo me puse de parto, me escribía whatsapps diciendome como estás? no me contestas? va todo bien?… y además no paraba de llamarme. Y yo estuve a punto de cogerle el teléfono para decirle : señora váyase usted a tomar por… estoy de parto, muerta de dolor y de cansancio y no tengo otra cosa mejor que hacer que estar whassapeando y además contigo! Yo de verdad que no entiendo que tienen este tipo de suegras en la cabeza, creo que se fuman algo prohibido…vaya personajes! Aguántala sólo lo justo y necesario, y si no se la pasas a tu marido, que para eso es su madre, que la aguante él!

    Me quedo por aquí, muy buen blog!

    http://www.soymamakangaroo.blogspot.com

  5. Jajajaj menos mal que a la mía no le dio por eso o me exilio!! Eso si, complejo de horno tambien tenía y desde que nacieron los niños he pasado de ser María o su nuera a ser directamente «la madre de los niños»

  6. qué miedito por favor… para la mía más bien no existo eso sí, tiene el don de aparecer en casa justo cuando peor está y luego a criticar con su hija y la otra nuera que tienen todo siempre como los chorros del oro

  7. A mi suegra le llegó la transformación cuando dijimos «¡nos casamos!» De pronto dejé de ser la novia ideal para convertirme en la nuera que «iba a matar de hambre» a su retoño jajajajaja

    Esa manía de pensar que nunca, NUNCA, vas a hacer las cosas bien, por no decir como ellas las harían.

    Suegras… jejejeje

    • ¿Qué les pasa que creen que sus retoños no se alimentan? y es más, ¿por qué siguen creyendo que es cosa de sus nueras alimentar a sus retoños? ¿es que no tienen manos?

  8. Ohhhh estoy leyendo varios de tus post. Dios te muchos animos y paciencia para no caer en el juego de tu señora suegra, «Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, Para que no seas tú también como él. Responde al necio como merece su necedad, Para que no se estime sabio en su propia opinión.» Proverbios 26:4-5 ….osea no es bueno contraatacar a lo ninja, pero tampoco es sano aguantar todo y soportar atropellos, aunque sea DURO y cueste, hay que llegar al equilibrio de hacernos respetar sin llegar faltar el respeto al otro porque cuando una también falta el respeto,.como que te contaminas con la amargura ajena y te queda un sinsabor en el alma…ruego a Dios que todo mejore en tu relación con tus suegros. Recibe un abrazo inmenso lleno de energías!!! 😉 😉 😀

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras