• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra es el terror del supermercado

suegra puerca supermercado

Tengo que reírme por no llorar, porque al menos mi caso no es de lo más graves y tristes de los que se leen por aquí. Mi relación con mi suegra es muy corriente, nada del otro mundo: días mejores, días peores, nos ayudamos en lo que podemos, nos criticamos a la cara y a la espalda si es necesario… Tiene sus cosas buenas y otras malas. Una de las que menos me gustan es la parafernalia que lía cuando hay que ir a comprar, cosa que como comprenderéis pasa muy a menudo. Mi suegra es el terror del supermercado. Y no es que lo piense yo, como nuera mala que pudiera ser, sino que los propios trabajadores le temen en cuanto la ven entrar. Mi suegra tiene un concepto de las grandes superficies que no es el normal para el resto de los mortales. Por ejemplo, aunque en los supermercados suele haber un cartel que prohíbe comer dentro de las instalaciones, todos podemos llegar sedientos de agua, o los niños pueden tener un antojo, o hambre de verdad, y podemos contradecir la norma para empezar una botella de agua, o darles a ellos un trozo de pan, o cualquier chuchería si es que se han puesto muy pesados. Lo abres, consumes lo que quieres y… ¡lo pagas! ¿No? Pues mi suegra tiene su propio método.

Mi suegra roba en el supermercado. Porque aunque ella no lo vea así eso que hace es robar. ¿Qué diferencia hay entre coger una manzana y metértela en el bolso para comértela en tu casa o comértela directamente en el supermercado, antes de pasar por caja y sin intenciones de pagarla? Yo creo que ninguna, pero para ella sí existen y son muy evidentes.

Mi suegra cree que todo lo que se coma antes de llegar a la caja es como un bufet libre que en el supermercado tienen para los clientes. Creo que no se va a almorzar allí porque las latas de fabada precocinada no le entran bien en frío, pero si hubiera un microondas haría el menú de comida y de cena en el supermercado. Lo peor no es que lo haga ella, que allá se las vea con su conciencia y con los enfrentamientos con el personal del supermercado, sino que cuando va con mis hijos les hace ver que eso es lo correcto. Que pueden inflarse de chucherías, bollería, refrescos y caramelos, si son listos y saben deshacerse de todos los envases y restos antes de pasar por la caja.

Otra costumbre rara es la de hincar la uña en los trozo de queso para comprobar si están lo suficientemente curados o no. Por suerte, ahora el queso en porciones suele venir en envases de plástico más resistentes, pero no hace tanto tiempo sólo estaban envueltos en papel film y claro, el destrozo provocado por la guarrada de mi suegra no tenía remedio. ¿Quién querría coger una cuña de queso agujereada y tocada por otra persona? Nadie en su sano juicio.

En la sección de frutería y verduras, los guantes para el autoservicio no van con ella. Tiene que tocar todas y cada una de las piezas expuesta, en busca de golpes, de una buena textura… Lo que hacemos el resto de humanos civilizados usando los guantes, solo que mi suegra tiene que ir por libre y claro, como no tiene asco de sí misma…

Lógicamente, estos actos convierten a mi suegra en el terror del supermercado. Muchos de los dependientes y las cajeras le llaman a menudo la atención, pero a ella le da todo lo mismo. Su mayor batalla la tiene establecida con la dependienta de la pescadería. A mi suegra, no le basta con señalar la pieza de pescado que quiere (nunca se fía del criterio de la dependienta, faltaría más, porque seguro que le intenta dar el pescado pasado de fecha y en mal estado) sino que tiene que poner el dedo índice en cada uno de los peces. Si hay 4 merluzas, tocará las 4 antes de incrustar un poco más el dedo en la que se va a aquedar. El día que se ponga a rebuscar entre los boquerones hacinados en cajas creo que vendrá alguien de sanidad a precintarle esa mano.

Como veis, no son cuestiones graves como para odiarla a muerte, pero sí pequeños detalles que intenta inculcar a mis hijos, y que hacen que la gente que nos conoce acaben pensando que en esta familia todos hacemos las mismas cosas antihigiénicas que ella. Y ya se sabe ¡cría fama y échate a dormir!

Tu suegra

Tu suegra, ese demonio con apariencia de mujer, esposa y madre que esconde el mal en su interior. Si no eres capaz de enfrentarte o huir de ella, lee, colabora y comparte en silencio.

6 comentarios:

  1. Jajajaja…!! Qué asquito más grande…y luego me miran raro cuando a veces ha lavado la fruta con jabón…es por estas cosas…
    Lo peor de todo es el ejemplo a tus hijos, luego es faena tuya decirles que eso no está bien, con su consiguiente lío en la cabeza, ¿a quién hacen caso? ¿A su madre o a su abuela? A mí esas cosas me ponen de muy mala leche…

  2. Buena-mala nuera

    Dios!! Cuanto te comprendo!!

    Tienes el cielo ganado!!!

    Un día…no te olvides de hablar de cuando la suegra se pone modo celos y actúa como un niño de 2 años….para llamar la atención…¡¡¡me cortaría las venas….como buena”mala nuera”¡¡

  3. Jajajaja!
    A mí me pone nerviosa la gente que come en el supermercado! Y más cuando veo que no pagan!
    Mis suegros tienen la política de que lo que le entra en el bolsillo de la chaqueta discretamente no lo debe pagar. Así que el asafran no lo pagan porque mi suegro consigue meterlo sin que se den cuenta.
    Yo le he dicho que es robar, pero ellos lo concideran una tontería. Sus hijos también ven eso como algo malo, pero pocas veces le suelen decir a sus padres que eso es literalmente robar.
    Y lo de comer lo suele hacer si tiene hambre.
    Por estas razones no voy al súper con ellos, no me apetece discutir con ellos sobre estas cosas. Ya lo hago sobre otras…

  4. Jope que cruz! Jajajajaja
    Solo por no pasar por eso, le haria yo la compra!

  5. Qué vergüenza ir con tu suegra al súper Mercado. Aquí si puedo decir que mi suegra,que es la más fina del barrio, nunca haría esto

  6. Yo con esa mujer no voy ni a la esquina! Pero eso se llama mala educación! Ayy no dejes a tus hijos con ella!!!

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras