• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi cuñada quiere traer a su asistenta a mi boda

Si no lo digo reviento. Después de tener ya una niña con 3 años y de tanto tiempo viviendo en pareja, hemos decidido casarnos. Queríamos hacer el trámite simplemente, e ir los dos al juzgado con la niña y los testigos, firmar y se acabó. Pero claro, a mis suegros les hacía ilusión venir a la boda, aunque no hiciésemos celebración ni nada, y los invitamos. Estando ya ellos en la lista empezaron los comentarios acerca de lo difícil que es reunir a toda la familia, y que la boda sería una oportunidad ideal para que los hermanos de mi marido y mis sobrinos coincidiesen todos juntos. Que sería muy bucólico y muy ideal, y acabamos cediendo. Sigue siendo una boda diminuta, pero ya empieza a irse de madre y a dar problemas. Aunque el mayor obstáculo es mi cuñada. Mi cuñada es el colmo del pijismo, aunque físicamente no …

¡Lee más!

A mi suegra le gusta regalar lo que no es suyo

Hace ya un tiempo os comentaba las singularidades de los (pocos) regalos de mi suegra hacia el niño. Regalos que luego me pedía que le devolviera, por eso de amortizarlos imagino. Pues esta mujer se supera cada día y hoy toca la segunda parte. Ese gran momento en el que no conforme conlo poco que nos aporta encima se atreve a regalar nuestras cosas. Cuando yo conocí a su querido hijo vivía sola, por lo que tenía ya ciertos electrodomésticos pequeños, un conjunto de maletas, dos televisiones, freidora y todos los enseres que vas acumulando con el tiempo. Vivíamos en la city, puerta con puerta con ella. Menos mal que no era de las que sacan pase VIP en tu casa. El caso es que al año de vivir juntos nos vinimos a vivir al pueblo, donde tenemos el negocio, así es que tocó mudanza. Yo lo recogí todo para …

¡Lee más!

Mi familia política no nos considera familia

Tengo que convencer a esta muchacha para que se haga un perfil de colaboradora anónima en Tu suegra. Porque de verdad, parece que en su familia política no hay ninguno que le tenga aprecio ni a ella ni a sus hijos. Primero nos contó lo que lió su suegra durante el noviazgo y cómo se opuso a su boda. Pero resulta que la historia no acabó ahí, y que desde entonces sigue sufriendo una serie de desplantes que ¡poco me parece que sólo se queje aquí, de forma anónima, y no los mande a todos a tomar viento! Si mi suegra no hizo mucho porque me adaptara a mi nueva ciudad y familia, intentando en todo momento que nos separáramos y saboteando la boda, mis cuñadas no se quedaron atrás. Con mi llegada me encontré con que tenía dos cuñadas, una de ellas casi de mi edad. Al principio, como no …

¡Lee más!

Los cuñados malos malísimos contraatacan (II)

Bueno, al final la quedada de mi chico con sus hermanos se produjo, sin mí claro está, ya habían dejado claro que conmigo no querían hablar, así es que yo le dije a mi chico que si conmigo no querían hablar que él tampoco hablase de mí, que si querían saber qué me pasaba con ellos que quedasen conmigo. La conversación sobre cómo se sentía mi chico con la actitud de ellos hacía él y hacía mí duró cinco minutos, le dijeron que se preocuparían más por él y que me llamarían para quedar conmigo y hablar personalmente. Vamos le hicieron un lavado de cerebro a mi chico impresionante, diciéndole lo que quería escuchar y ya está. Él se autoengañaba pensando que era verdad, que la actitud de ellos hacía él cambiaría, y que me llamarían y quedarían conmigo (a día de hoy sigo esperando esa llamada y ese cambio …

¡Lee más!

Regalo a mi suegra

Hace ya más de tres años y medio que conocí a mi actual pareja. Lo conocí con dieciocho años y él tenía treinta, y esta diferencia de edad hizo pensar a algunas personas de nuestro entorno que él solo estaba conmigo por el sexo, y yo con él por el dinero. Afortunadamente, siempre hubo (y sigue habiendo cada vez más) gente que nos apoyó y vio que esos prejuicios estaban muy lejos de la realidad. Todo era genial, éramos felices y ambos, a pesar de haber salido de malas experiencias con parejas, confiábamos el uno en el otro. Hasta que la madre de mi pareja supo de mi existencia; a partir de ahí comenzó la pesadilla. No solo acusó a su hijo de pedófilo, sino que rechazó rotundamente nuestra relación.

¡Lee más!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras