• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra es el terror del supermercado

suegra puerca supermercado

Tengo que reírme por no llorar, porque al menos mi caso no es de lo más graves y tristes de los que se leen por aquí. Mi relación con mi suegra es muy corriente, nada del otro mundo: días mejores, días peores, nos ayudamos en lo que podemos, nos criticamos a la cara y a la espalda si es necesario… Tiene sus cosas buenas y otras malas. Una de las que menos me gustan es la parafernalia que lía cuando hay que ir a comprar, cosa que como comprenderéis pasa muy a menudo. Mi suegra es el terror del supermercado. Y no es que lo piense yo, como nuera mala que pudiera ser, sino que los propios trabajadores le temen en cuanto la ven entrar. Mi suegra tiene un concepto de las grandes superficies que no es el normal para el resto de los mortales. Por ejemplo, aunque en los …

¡Lee más!

Mi madre es la suegra perfecta ¡Y yo parezco una nuera mala!

suegra perfecta

¡Que ilusión! ¿Verdad? Tener una madre que ejerza como la suegra perfecta, que no nos dé un disgusto como pareja, que trate a los nietos con cariño pero sin empalagos, hasta el punto de que los niños se pasan el día hablando de la abuela cuando no está, y pegados a ella como lapas cuando la tienen de cuerpo presente. Pues así es mi madre: lo más, de lo bueno lo mejor. Un dechado de virtudes que no sólo le reconozco yo como hija, sino mi marido como yerno. Y tengo una cuñada que creo que también quiere más a mi madre que a la suya propia. En definitiva ¿puede esta situación tan idílica tener un lado oscuro? Pues sí. ¿Y quién lo sufre? Pues yo. Que en vez de parecer su hija parezco una nuera mala a su lado. Mi madre nunca, jamás ha discutido con mi marido. No …

¡Lee más!

15 frases de suegra (las odiarás por ellas)

Hoy os traigo un recopilatorio de los grandes éxitos de frases de suegra, esas perlas de sabiduría que todas (o casi todas) acaban lanzando en más de una ocasión, y que solo logran ponerte de mala leche, que agaches la cabeza para no liarla, o que saques la lengua pacer y la líes parda sin importarte las posibles consecuencias en tu núcleo familiar. Y es que quien más y quién menos ¿alguien puede afirmar no haber recibido nunca, jamás, alguna de estas puyas suegriles? 1. Tus padres lo ven más que yo. Da igual que tus padres vivan a 1.000 kilómetros del niño y que solo lo vean en vacaciones de verano. Aunque tu suegra viva a 3 calles de ti y coincida con su nieto, cada tarde, o cada semana, o cuando hayáis acordado, o cuando el destino quiera que os crucéis por la calle, ella siempre se verá …

¡Lee más!

¿Quién eres tú y qué has hecho con mi suegra?

Mi suegra era una perita en dulce, como suele decirse. Una mujer activa, sociable y muy simpática, que adora a su hijo y a mí me quería (y quiere, eso no lo dudo) un montón. Era habitual que ella y yo hiciéramos planes para comer en familia, quedáramos para tomar café… en fin, un lujazo. Oía las historias de mis amigas con sus suegras y pensaba en lo afortunada que era, curiosamente, las peores historias eran las de amigas que ya se habían reproducido. Y yo sin caerme del guindo. Total, en ese estado de felicidad familiar, a mi marinovio y a mí, después de casi 10 años juntos, nos entraron ganas de reproducirnos, de convertirnos en padres y de convertir en abuelos a mis padres y a los suyos. Desde el principio, quién me daba más miedo con esto de los abuelos, era mi madre, que es bastante meticona …

¡Lee más!

Mi suegra y el bautizo de marras

Preparar un bautizo puede ser estresante. Pero si además tu suegra te va cambiando los planes, las fechas, el menú o los invitados… más. Mis problemas comenzaron 1 mes después de nacer el niño, cuando quise bautizarlo aprovechando el buen tiempo. Tenía ya un trajecito comprado, una fecha elegida y contaba con hacerlo. Pero no contaba con la suegra. En esos días, ella celebraba sus bodas de oro, y tiene una hija que vive fuera. Pues se plantó con que la “pobre” hija no iba a poder venir dos veces en un mes, que no podía hacerlo. Elegí otra fecha, un día que era festivo en mi ciudad, ideal porque así nosotros no teníamos que cerrar el negocio, pero a la vez era festivo y toda la familia podía venir. Claro, todos menos mi querida cuñada la que vive fuera… Otra vez, que cómo lo iba a hacer ese día, …

¡Lee más!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras