• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra ignora mi embarazo

mi suegra ignora mi embarazo

Llevo junto a mi pareja 7 años. Nos conocemos y nos amamos profundamente. Mi relación con su familia es bastante estrecha, tengo una amistad con mi cuñada, y tengo (o al menos eso creía) una buena relación con mis suegros. Ellos ya son abuelos de una pequeña, hija de mi cuñada. Amo con todo mi corazón a esa nena, que además es la ahijada de mi marido. Y ahora nosotros esperamos un bebé, nuestro futuro príncipe. Llevo 21 semanas de gestación y gracias a Dios todo marcha muy bien. Mi familia esta encantada con la noticia, son todos muy atentos y demuestran su felicidad por la llegada del nuevo integrante. Mis suegros, no tanto. Hemos pasado se estar muy unidos a que ni me pregunten por cómo va todo con el embarazo. Hace un tiempo, mi suegra me llamaba hasta para contarme cómo estaba el clima, y ahora no ha …

¡Lee más!

Mi suegra me separó de mi marido

Ya desde el primer momento que la conocí sospechaba que esta señora no tenía muchas luces. Era campurria, malhablada y contestona, y tenía una actitud firme y dominante. Como no soy de las que juzgan a la primera, decidí olvidar esos detalles. Pasó el tiempo y me quedé embarazada, y mi suegra de repente cambió el chip. Me sorprendió muchísimo, pues hacía todo para que yo estuviera cómoda. Cuando íbamos a comer los domingos (lo típico) me cebaba a sopas, verduras…vamos, me empachaba pero a comida sana. Yo estaba encantada y hablaba maravillas de ella, y no podía comprender cómo la gente tenía tan metido en la cabeza que las suegras eran demonios del averno. Luego comprendí que sólo estaba protegiendo el huevo y no la gallina. Todo empezó en mi parto. Me he dado cuenta de que si en algún momento se le cruzan los cables a una suegra, …

¡Lee más!

Mi suegra llegó casi antes que yo a mi parto

Y no exagero. Sé que dicho así puede parecer una locura, pero es real como la vida misma. Yo era primeriza y nuestro embarazo fue muy, pero que muy buscado. Todo calculado y cronometrado, hasta el punto de que mi pareja y yo teníamos muy claro que queríamos vivir la primera etapa del embarazo a solas, en secreto, sin que nadie se entrometiera, sin que se convirtiese en el mono tema de las reuniones familiares. Y por eso, no dudamos en mantener el secreto ante el mundo entero hasta la semana 12. Cuando pasamos por la primera ecografía y tuvimos una foto de nuestro bebé para enseñar, fuimos avisando a los familiares de ambas partes, y lógicamente, a mi suegra. Desde el primer segundo se volvió loca con la noticia. Esto no debería resultar extraño, si no fuese porque hasta ese momento ella siempre había dicho que no iba a …

¡Lee más!

15 frases de suegra (las odiarás por ellas)

Hoy os traigo un recopilatorio de los grandes éxitos de frases de suegra, esas perlas de sabiduría que todas (o casi todas) acaban lanzando en más de una ocasión, y que solo logran ponerte de mala leche, que agaches la cabeza para no liarla, o que saques la lengua pacer y la líes parda sin importarte las posibles consecuencias en tu núcleo familiar. Y es que quien más y quién menos ¿alguien puede afirmar no haber recibido nunca, jamás, alguna de estas puyas suegriles? 1. Tus padres lo ven más que yo. Da igual que tus padres vivan a 1.000 kilómetros del niño y que solo lo vean en vacaciones de verano. Aunque tu suegra viva a 3 calles de ti y coincida con su nieto, cada tarde, o cada semana, o cuando hayáis acordado, o cuando el destino quiera que os crucéis por la calle, ella siempre se verá …

¡Lee más!

¿Quién eres tú y qué has hecho con mi suegra?

Mi suegra era una perita en dulce, como suele decirse. Una mujer activa, sociable y muy simpática, que adora a su hijo y a mí me quería (y quiere, eso no lo dudo) un montón. Era habitual que ella y yo hiciéramos planes para comer en familia, quedáramos para tomar café… en fin, un lujazo. Oía las historias de mis amigas con sus suegras y pensaba en lo afortunada que era, curiosamente, las peores historias eran las de amigas que ya se habían reproducido. Y yo sin caerme del guindo. Total, en ese estado de felicidad familiar, a mi marinovio y a mí, después de casi 10 años juntos, nos entraron ganas de reproducirnos, de convertirnos en padres y de convertir en abuelos a mis padres y a los suyos. Desde el principio, quién me daba más miedo con esto de los abuelos, era mi madre, que es bastante meticona …

¡Lee más!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras