• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra saboteó mi boda

Menos mal que decidimos casarnos por voluntad, planeando la boda que casi quisimos y que en el fondo no nos afectaron mucho los contratiempos derivados de la presencia de mi suegra y sus familiares en nuestra boda. Pero lo cierto es que estoy convencida de que mi suegra saboteó mi boda. No sí si queriendo o son proponérselo, pero nos hizo pasar por una serie de situaciones que querríamos olvidar, aunque a día de hoy yo aún no puedo hacerlo. Todo empezó cuando anunciamos que nos casaríamos. Queríamos un enlace sencillo y en la intimidad. Quizás reservar algún hotel rural y hacer una ceremonia civil con nuestros padres y hermanos. Y punto y final. Pero mi suegra (y también mi madre, no lo negaré) puso el grito en el cielo porque pensábamos hacer esa ridiculez de celebración. De hecho, le faltó tiempo para contarle nuestros planes de tontos a sus …

¡Lee más!

Mi suegra cree que mi casa es suya

La culpa es de mi pareja, porque sabiendo cómo es su santa madre y la de jugarretas que le había hecho previamente con el tema del dinero desde que se fue de casa, volvió a meter la pata cuando nos casamos y decidimos comprarnos un piso. Mi suegra es una mujer que todo lo compra con dinero. Cree que con mejores regalos, pagando lo que gastan todos los de su entorno y satisfaciendo cualquier capricho que tenga un precio en euros, podrá tenernos a todos a su disposición y a sus pies. No entiende los regalos como un símbolo de buena voluntad o como un detalle hacia otra persona, sino como una inversión de futuro, a fin de poder entrometerse y creerse la propietaria de lo regalado para siempre jamás. A su hijo, lo ha estado tratando así con todos los regalos que le ha hecho desde la niñez, si …

¡Lee más!

¿Quién busca consuelo en tusuegra.com? (I)

Antes de confesaros qué tipo de persona busca consuelo en Tusuegra.com empezaré por el principio. En mi otro blog tenía una sección que he dejado una mijita desatendida llamada “Perdidos en mi blog”. A la gente le encantaba leerla y partirse de risa con esas búsquedas curiosas que quien más y quien menos ha tecleado en Google alguna vez para hallar respuesta virtual a sus desvelos reales. Y es que creo que todo blogger debería echarle un ojo a esta parte de sus estadísticas, porque más allá del posicionamiento y de lo que pueda aprender sobre el éxito virtual y los intereses de sus lectores ¡seguro que va a pasar uno de los mejores ratos blogueriles de su vida! La creatividad de la gente nunca dejará de sorprenderme. Y claro, con un tema tan jugoso como el de la suegra, ahora que han pasado 5 meses desde su lanzamiento al …

¡Lee más!

A mi suegra le gusta regalar lo que no es suyo

Hace ya un tiempo os comentaba las singularidades de los (pocos) regalos de mi suegra hacia el niño. Regalos que luego me pedía que le devolviera, por eso de amortizarlos imagino. Pues esta mujer se supera cada día y hoy toca la segunda parte. Ese gran momento en el que no conforme conlo poco que nos aporta encima se atreve a regalar nuestras cosas. Cuando yo conocí a su querido hijo vivía sola, por lo que tenía ya ciertos electrodomésticos pequeños, un conjunto de maletas, dos televisiones, freidora y todos los enseres que vas acumulando con el tiempo. Vivíamos en la city, puerta con puerta con ella. Menos mal que no era de las que sacan pase VIP en tu casa. El caso es que al año de vivir juntos nos vinimos a vivir al pueblo, donde tenemos el negocio, así es que tocó mudanza. Yo lo recogí todo para …

¡Lee más!

Mi familia política no nos considera familia

Tengo que convencer a esta muchacha para que se haga un perfil de colaboradora anónima en Tu suegra. Porque de verdad, parece que en su familia política no hay ninguno que le tenga aprecio ni a ella ni a sus hijos. Primero nos contó lo que lió su suegra durante el noviazgo y cómo se opuso a su boda. Pero resulta que la historia no acabó ahí, y que desde entonces sigue sufriendo una serie de desplantes que ¡poco me parece que sólo se queje aquí, de forma anónima, y no los mande a todos a tomar viento! Si mi suegra no hizo mucho porque me adaptara a mi nueva ciudad y familia, intentando en todo momento que nos separáramos y saboteando la boda, mis cuñadas no se quedaron atrás. Con mi llegada me encontré con que tenía dos cuñadas, una de ellas casi de mi edad. Al principio, como no …

¡Lee más!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras