• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra llegó casi antes que yo a mi parto

Y no exagero. Sé que dicho así puede parecer una locura, pero es real como la vida misma. Yo era primeriza y nuestro embarazo fue muy, pero que muy buscado. Todo calculado y cronometrado, hasta el punto de que mi pareja y yo teníamos muy claro que queríamos vivir la primera etapa del embarazo a solas, en secreto, sin que nadie se entrometiera, sin que se convirtiese en el mono tema de las reuniones familiares. Y por eso, no dudamos en mantener el secreto ante el mundo entero hasta la semana 12. Cuando pasamos por la primera ecografía y tuvimos una foto de nuestro bebé para enseñar, fuimos avisando a los familiares de ambas partes, y lógicamente, a mi suegra. Desde el primer segundo se volvió loca con la noticia. Esto no debería resultar extraño, si no fuese porque hasta ese momento ella siempre había dicho que no iba a …

¡Lee más!

Mi suegra saboteó mi boda

Menos mal que decidimos casarnos por voluntad, planeando la boda que casi quisimos y que en el fondo no nos afectaron mucho los contratiempos derivados de la presencia de mi suegra y sus familiares en nuestra boda. Pero lo cierto es que estoy convencida de que mi suegra saboteó mi boda. No sí si queriendo o son proponérselo, pero nos hizo pasar por una serie de situaciones que querríamos olvidar, aunque a día de hoy yo aún no puedo hacerlo. Todo empezó cuando anunciamos que nos casaríamos. Queríamos un enlace sencillo y en la intimidad. Quizás reservar algún hotel rural y hacer una ceremonia civil con nuestros padres y hermanos. Y punto y final. Pero mi suegra (y también mi madre, no lo negaré) puso el grito en el cielo porque pensábamos hacer esa ridiculez de celebración. De hecho, le faltó tiempo para contarle nuestros planes de tontos a sus …

¡Lee más!

Mi suegra adefesió a mi novio el día de mi boda

Mi marido es el hombre más clásico del mundo. Su fondo de armario pasa del negro al gris y no hay tonalidades fuera de este espectro de colores. Sobrevive con los básicos, con prendas nada estridentes y con pocos artículos pero muy bien seleccionados. Después de 6 años de noviazgo y de su insistencia en que nos casásemos en una ceremonia civil, sencilla y en la que y llevase el vestido que quisiera porque sólo se compraría un traje normal que después pudiera utilizar para su trabajo, nada me hizo sospechar que el novio brillaría más en la boda que yo misma. La cuestión es que su familia parece que se caracteriza por tener algún defecto genético (nada grave ni mortal) por el que son horteras a la hora de vestir. Él parecía haberse librado de este mal, pero resulta que se dejó embaucar y convencer y se me presentó …

¡Lee más!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras