• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra antes molaba. Luego parí

mi suegra anes molaba

Mi suegra antes molaba ¡luego llegaron los nietos!

En el testimonio de hoy una nuera que incluso se atreve a declarar eso de “mi suegra antes molaba”. O eso creía. Hasta que tras el primer parto la señora se transformó de mala manera para arruinar la relación que habían tenido anteriormente.

Cuando mi marido y yo éramos novios vivíamos muy cerca, por lo que eso de conocer a la familia precipitadamente era algo inevitable. Aún así, la relación no era estrecha porque él era le primero que huía de su casa a la menor oportunidad. Hasta que no llevábamos 2 años de noviazgo y casi estábamos a punto de irnos a vivir juntos, mi suegra no me invitó a comer por primera vez en su casa. La verdad es que ese comportamiento nunca me ofendió, pese a que mi entonces novio comía cada domingo en casa de mi madre. Pero eran situaciones familiares diferentes y yo vivía feliz por no tener demasiado contacto con la familia política. No por nada, ya que apenas los conocía, pero me daba la impresión de que cuanta más distancia mantuviera con ella, mejor sería la relación para todos. La fama precede a las suegras, y nunca pensé que yo pudiera ser tan afortunada como para no tener una suegra de manual.

Con el paso de los meses y de los años, lógicamente nos fuimos conociendo. Mi marido vive bastante desapegado de su familia, por lo que con una comida semanal todos quedaban más que satisfechos de contacto y podían sobrevivir otros 7 días sin llamarse por teléfono y sin saber si seguían respirando. Al principio este tipo de relación me parecía chocante, pero era tan cómoda que nunca quise profundizar en nada más. Yo seguía dando cuenta de cada uno de mis pasos a mis padres ¡a los dos! Pese a que estaban divorciados y no vivían juntos. ¡Qué buena niña habían criado! Mientras el que era mi novio pasaba días y días ajeno a los avatares familiares.

Inocente de mí, pensé que mi suegra era una mujer relativamente joven, muy predispuesta, con mucho carácter y muy echada para adelante. No os engañaré: me daba la impresión de que se parecía a mí.

Y ya supuse que esto no sería buena señal. No. Porque un carácter tan similar al mío en tan pocos metros cuadrados no podría dar como resultado una relación cordial. Pero mi suegra parecía una mujer algo moderna (para nada lo era), muy defensora de las mujeres, muy popular en su entorno. En fin que pensé que me podría haber tocado el premio gordo suegril. Pero todo era fachada. Esta mujer se parece a mí lo que un huevo a una castaña

Podría haber vivido engañada de por vida, pero entonces su hijo y yo nos fuimos a vivir juntos, nos casamos y luego parí a su primer nieto. Esto fue el principio del fin. O ya venía loca de serie o la maternidad ajena la ha enajenado. Ella, que ha parido a 4 hijos propios, parece que es la primera vez que ve a un bebé en su casa. Desde que le dimos la noticia del embarazo vive en un estado de nervios constante, tropieza con todo, arrasa destrozando el entorno por el que pisa, anda alterada, fuera de sí y con una serie de temores y preguntas que no son propias de una adulta con más de medio siglo de existencia terrenal.

Y hace planes raros de futuro, se cree que podrá adueñarse del bebé en cuanto desaloje el útero materno, teje ropa que a su hijo no le gusta y vive en un mundo de fantasía inexplicable en el que ella y el bebé serán el centro del universo.

Más de una vez me han dado ganas de decirle (y le he dicho) que quizás aún siga siendo fértil, que se ponga ella en plan de traer un quinto churumbel a este mundo, o que lo adopte o lo compre en un vientre de alquiler. Lo digo con gracia, pero lo digo. Supongo que no soy la única a la que le ha pasado esto, que hay más gente que ha vivido esta transformación cuando tu suegra muta de ser una señora que pasa olímpicamente de casi todo lo que le afecta a su hijo, a un ser histérico y acaparador que da la sensación de estar tramando el robo de un bebé ajeno.

¿Alguien más vio empeorar la relación con su suegra a raíz de un embarazo?

Tu suegra

Tu suegra, ese demonio con apariencia de mujer, esposa y madre que esconde el mal en su interior. Si no eres capaz de enfrentarte o huir de ella, lee, colabora y comparte en silencio.

66 comentarios:

  1. Madre mía te leía y pensaba que eso lo había escrito yo.. Incluidos los detalles como vivir al lado y los 4 hijos. Yo siempre he dicho que mi suegra era maravillosa, pero a la abuela de mi hijo no la soporto. En el embarazo comenzó a cambiar pero levemente.. Ropa que no me gustaba, sugerencias para el nombre o el bautizo y esas cosas. Pero ay madre desde el día en que nació fue horrible. Nació en temporada alta de trabajo, el papi solo pudo ver al niño un ratin el día que nació, yo estaba deseando irme a casa (ahora vivíamos en un pueblo) y ella vino a decirme, bueno, no vino porque estaba acampada En el hospital, me dijo que me iba a su casa los primeros días, que ella quería disfrutar del nieto. Le mande un mensaje a mi marido: o me vienes a buscar o me voy al pueblo en el autobús.
    Fue el principio del fin, desde entonces se mete en todo. En lo que come, en sus horarios, en la ropa, en quien lo ve o quien no, en lo que debe hacer o a que colegio debe ir. Es una pelea constante con ella. Creo que le diré yo también que se anime a tener un cuarto hijo.
    Suerte con ella!

    • Perdón, quinto hijo. Que también tiene 4.
      Seguro que no eres mi cuñada?

      • ¡Eso es! Como suegra parecía la única buena del mundo, con sus cosas, pero vamos, muy normal en líneas generales si la comparaba con los casos que se escuchaban por ahí. Con el tema de la elección del nombre durante el embarazo también dio bastante el coñazo y ninguno de los que me gustaban a mí le gustaban a ella. Pero es sólo que no le gustaran sino que parecía que fuesen lo nombres más horribles del mundo entero Y te juro que no pensaba ponerle ni Eustaquio (con perdón de los que se llamen así) ni nada parecido. Al final cedí porque mi marido también era muy reacio, pero hay veces en que cuando sigue surgiendo la conversación sobre los nombres me arrepiento de no haberle puesto uno de los que me gustaba ¡sólo para fastidiar! Y al menos en casa no viene a molestar y sólo hay que enfrentarse a ella un día a la semana, pero aún así ¡ya me parece mucho! (Y creo que no somos cuñadas :P).

  2. Lo de “comprar en un vientre de alquiler” es una sobrada como la copa de un pino y hasta una falta de respeto.
    Me estaba gustando el post, este blog me gusta porque creo que voy a poder ver que no estoy sola (mi suegra tiene tela) pero creo que hay cosas que hay que decirlas con un poco de tacto. Y eso de “comprar” junto con “vientre” me ha puesto los pelos de punta. Es un tema serio, legal en muchos países. Comprar niños no.

    • Lamento que no te haya gustado la salida de tono. Pero la experiencia se vivió así, y así se ha reflejado. Entendamos que en muchas ocasiones las relaciones con la suegra ponen a la gente al borde del colapso y seguro que en más de una ocasión se escapan este tipo de expresiones inadecuadas que en situaciones normales no se dirían.

    • Ja! tienes que vivirlo para entenderlo, a mí la mía me decía desde antes de quedar embarazada, que por qué no lo tenía y se lo dejaba a ella (quien vive en otra ciudad). Sólo me reí y le dije que era muy bueno su chiste, pero en mi imaginación la ahorcaba. Estando embarazada y habiendo nacido mi hijo decía lo mismo, horrible tener que quedarse callada una por “respeto”. Debí responderle siempre que tuviera el de ella y no pensara ni en chiste robarle su hijo a su madre!

  3. Pues la mía es una petarda desde el principio, así que, no me lo quiero ni imaginar dentro de unos meses, va a ser la guerra… De momento me Contengo en contestarle pero algún día que me pille de malas, no me voy a callar…
    Tiene que meter las narices en todo y de forma muy maleducada y descarada…
    Te entiendo perfectamente…

    • Ese es el problema. Generalmente tratamos de contenernos, porque supongo que nadie quiere ir sembrando el caos y la mala leche en la familia ajena (menos las suegras, que parece que sí se despiertan con este propósito cada mañana). Pero el día menos pensado te pillan con el pie cambiado y se te puede escapar cualquier burrada. Y claro, una calla, hasta que explota.

  4. Pues no, la verdad, pero madre mía menudo numerito el vuestro!!
    seguro que se te han pasado por completo las ganas de darle más hijonietos!

  5. Yo también decía eso de que mi suegra era la repera, super buena…. Yo soy de Madrid y me fui a vivir a Ciudad Real (de donde es mi marido). Es cierto que tanto mi marido como yo somos bastante despegados de la familia y vivimos en un mar de tranquilidad en un pueblo cerca de la ciudad. Total, que al inicio de todo yo me llevaba muy bien con mi suegra, salía con ella de compras que no hacía con mi madre. Para mí fue como una segunda madre durante muchos años. Era ella la que insistia a su hijo para que nos casasemos y nos compinchabamos para picarle jajaja.
    Finalmente pusimos fecha de boda. La mujer de su otro hijo se quedó embarazada y su hija le llamo para soltarle la perla “soy yo lo que tiene que ir embarazada a la boda de mi hermano, no tu!”… Tres meses después estaba ella embarazada y apartir de ahi mi relación con mi suegra fue a menos hasta ser lo más cordial que me deja la cordura. Te diré que al vivir a más de 200 kms de mi familia, muchas cosas de la boda me ayudaba mi suegra a hacerlas o buscarlas. Mi madre la pobre tenía celos, ella dice que no, pero no soy tonta y mi hermnao y mi padre tampoco.
    Como acabaría la cosa que el día de mi boda se pusieron de todo para llamar ellas dos (mi suegra y su hija) toda la atención posible sobre mi… En fin, una pena porque presumia mucho de suegra y bueno, pues ya veo que no era oro todo lo que reluce.

    • Bueno, lo tuyo sí que ha sido un cambio brutal. Con mi suegra la relación mientra no hubo hijos era cordial, pero tampoco íbamos juntas de compras ni fue una segunda madre. Sobre el tema de las bodas también corren ríos de tinta y odios por el afán de protagonismo de suegras y cuñadas. Oye, a las malas, piensa en volver a ser desapegados como al principio, a ver si la cosa mejora.

      • Ahora casi ni hablamos. De hecho en aquella época hablaba mas con ella que su propio hijo… Empezó a llamarle a él al movil para no llamar a cas y luego lo redujo a mensajes, ahora ya ni eso. Desde que su hija se vino a vivir aquí ya no hay ni mas hijos ni nietos. Para mi mejor, me he dado cuenta que vivo mas tranquila

        • Pues mira, eso que has ganado en calidad de vida. Pero sí que ha sido drástico el cambio. Vamos, que sólo se unía a vosotros porque la otra parte de su familia estaba lejos. Qué interesada ¿no?

          • Pues si, además es que es así… Su hija vivía en Ávila y yo le pillaba más cerca. Es que hasta la relación con mi suegro ha ido igual… Entiendo que es su hija y su nieta, pero es que no son capaces de dar el cariño o atención por igual o parecida ni a mi marido ni a su hermano mayor.
            Pero, lo que te decía, que ahora vivimos más tranquilos sin saber ni la mitad de las cosas que pasan en su familia.

            • En eso tienes razón. Nosotros vivimos súper tranquilos enterándonos de sus cosas de higos a brevas, porque mi marido es bastante desapegado para las cuestiones familiares. Y también he conocido casos en los que como el nieto no lo es por parte de tu hija, sino de un hijo, como que se le valora menos. Pero oye, a la hora de meterse en todo e incordiar, ahí no pierden oportunidad.

  6. La mía, más que con el embarazo empezó a cambiar cuando decidimos casarnos y ella quería que todo lo hiciéramos a su forma y como ella lo había hecho. Quería que nos casáramos en la misma iglesia, que llevara los niños de su familia como pajes, el cofrecito donde ella había llevado las alianzas… ¡Hasta me saco su vestido de novia por si me lo quería poner!
    Cuando no hicimos nada como ella quería ya empezó a mosquearse y realmente le dio los preparativos a su hijo y a mi de re ir pero al final lo hicimos como queríamos nosotros
    Cuando me quedé embarazada del primero otra vez empezó a dar por saco: quería que fuera niño (en eso acertó) quería que le pusiéramos el nombre de lo suegro que había fallecido hacia unos años, que lo vistiera con la ropa de sus hijos, que llevará su batón al bautizo, que utilizará la cuna de sus hijos que ya había pasado por primos y sobrinos etc. Incluso me dijo que como no le gustaba el carro que habíamos elegido le iba a comprar ella uno para cuando el niño estuviera allí sacarlo de paseo en el suyo con la ropita que ella le iba a comprar a su gusto. Y ahí fue donde me tocó las narices mas de la cuenta y de forma educada le dije que como hiciera eso aunque fuera una sola vez no le volvía a dejar el niño. Que su madre era yo y que tanto ella como mi madre eran sus abuelas y punto. Fue mano de santo porque no volvió a decirme nada mas y por supuesto no ha habido allí mas carrito que el mío. En algunas cosas se salió con la suya como el bautizo y el faldón pero ya esta y aunque le sigue comprando mucha ropa a los niños (como ya conté la otra vez) al menos hace el intento de que sea de mi gusto.
    Besos!

    • Las bodas suelen ser el punto que marcan un antes y un después cuando una buena relación con la suegra se estropea. pero yo me libré de este mal, y me cayó todo de golpe con el embarazo y el parto. La mía en la boda no intervino para nada de nada ¡ni para regalarnos algo!
      Y eso de que quisiera que el primer nieto fuera niño ¡ya puede querer lo que quiera! Que eso no hay forma de modificarlo.
      Veo que por lo menos la vas metiendo en vereda en algunos temas. Aquí no hemos pasado por el disgusto del bautizo (que seguro que también sería una estampa similar) con la ventaja de que de ella no íbamos a heredar nada porque no conserva nada que dar. Así es que por ese lado ¡todo son estrenos! Con la ropa tampoco tiene gusto ninguno. Pero eso quedará para el futuro.

      • Pues la mía no se preocupaba por mi . estando embarazada me dio una trombosis y no me llamó vino un día por compromiso, por que vino una sobrina. Antes de este embarazo tuve un aborto y tuve q hacer reposo y me dijo q le diera la ropa de su hijo, q ella la lavaba. ( la mia daba igual…)Ahora me tienen q operar y piensa q se lo va a quedar ella. Se lo quedara mi madre q ha estado ahí.

        • Eso ya es ser mala de verdad. Oye, ya que te ayuda con la ropa ¿qué más dará si lo sucio es tuyo o de tu marido? Claro, es que muchas se ganan apulso esta mala fama, y desde luego con la crianza y la familia hay que estar a las duras y a las maduras. No sólo para jugar un ratito con los niños, sino para echar una mano si de verdad hace falta. Espero que con tu madre vaya bien la negociación cuando lo necesites.

  7. Por parte de mi marido son también del estilo familia cada 7días, por mi genial, el problema es cuando la suegra se queja amargamente de que no ve al niño… Aaaah… Todo empezó cuando nació el niño…
    El dia que parí por cesarea por poco no se abalanza a coger al bebé antes que mi marido y tuvo que ser la enfermera la que dijera que primero el padre, por favor…
    Vivimos en la misma ciudad así que ella podría venir cuando quisiera en coche, pero soy yo la que me tengo que desplazar y no me da la gana chuparme 30min de autobús para llevárselo. Tirarme de plantón en su casa toda la tarde mientras ven la novela cuando tendrían que estar jugando con el nieto. Y luego que nos venga a buscar mi marido a las 21h después de trabajar y el niño sin cenar, ni bañar. Pues no!

    • Se me olvidaba la que tuvimos también con el nombre del niño… Alucinante!

      • Los nombres también suelen ser fuente de polémica y lo peor ¡es que puede durar para toda la vida!

      • Tú debes de ser vecina mía, querida. Yo tb vivo a 30 minutos de bus de mi suegra y en más de 5 años que llevamos viviendo en el piso puedo contar con los dedos de una mano las veces que nos ha visitado. Hay que ir siempre a su casa y una vez que estás allí la peña se pone a ver la tele y te ignora. Sé que no va a cambiar con la llegada del nieto, así que ya puede ir su padre (por supuesto sin mí) en sus tardes libres.

        • Jajajaja!!! A veces cuando vamos los domingos a comer mi suegro se va a hacer la siesta, mi suegra se pone a fregotear en la cocina y le enchufan los dibujos a mi hijo “para que esté tranquilo” (!!!!!!). Así disfrutan del nieto…

    • Sí, les entra una ansiedad tremenda cuando son abuelas. Y lo peor es que en esta familia hay otras mujeres que se creen en el derecho de avasallar con el tema de los niños, haciendo que los propios abuelos hombres y los tíos directos, etc. queden relegados a un segundo plano de mala manera. Tienen mucho afán de protagonismo, de tener que estar de cuerpo presente en todo, aunque no ayuden ni valgan para nada. Nosotros tenemos las visitas restringidas en casa. Para que no se tome la gente demasiadas libertades, preferimos hacer el esfuerzo de ser nosotros los que vayamos de visita con el niño. Eso sí, más de una vez por semana ya lo consideramos un exceso.

  8. Sí estoy notando cambio de mi suegra con el embarazo. Antes no daba la brasa con nada y la última vez que estuvimos en su casa me puso la cabeza como un bombo intentando adjudicarse compras para el bebé (menos mal que las tenía ya apalabradas) y contándome consejos de maternidad que me importaban tres pepinos de lo desfasados que estaban. Entiendo que le haga mogollón de ilusión por ser su primer nieto, pero nunca hemos tenido mucha relación y prueba de ello es que todo este interés ha aparecido cuando rondaba los 7 meses de embarazo.
    Ya conté en el post anterior que ha traido ropa de sus hijos que pretende usar con el mío (si vuelve a su color/textura original esa lana amarillenta/áspera) y que está obsesionada con el tema almohada en la cuna sí o sí. Otro detalle un poco feo fue que preguntó por el nombre del enano y cuando le dijimos cuál era nuestro preferido, soltó “pues ese no me gusta nada, a mí me gusta A.”. Lo repitió varias veces en la sobremesa. Pasando mil, que ni su propio hijo lo tuvo en cuenta y el nombre sigue haciéndose fuerte en la lista.

    La verdad es que tengo suerte de que exista el bendito pueblo con su huerta ya que en cuanto llega el tiempo bueno desaparecen y casi no tenemos noticias de ellos por ser un pueblo bastante aislado. Si tengo que aguantar todas las semanas una comida familiar me da algo (ojo que con mis padres hago igual, juntos en plan comida vamos una vez al mes máximo). Pa qué más.

    • Bueno, el debate, o lucha abierta, entre los consejos de maternidad de cuando la suegra tuvo sus embarazos a lo que hoy te dice la matrona, es un caso perdido. No van a dar su brazo a torcer en la mayoría de los casos y en otros puede que se rían abiertamente de ti, del caso que haces a las recomendaciones de tu especialista y por creerte una sabelotodo a pesar de ser primeriza.

      ¿En 7 meses ya se le ha pasado la fiebre del nieto? Pues mejor para ti, que te dejará descansar en la recta final del embarazo. Que cada uno opine de nombres, que vosotros elegiréis el que queráis. eso sí, hay suegras que se pueden pasar el resto de la vida renegando del nombre del nieto. Y luego las otras, las que al principio odia el nombre pero una vez que nacen ya lo defienden como si lo hubieran elegido ellas del santoral. Pero esto se da más cuando la abuela es la materna, porque por feo que le parezca el nombre, si su hija lo ha elegido pasará a ser el mejor del mundo.

      Las comidas familiares de una vez a la semana son sufridas por mucha gente ¡suerte que sólo te toca una vez al mes!

      • No, nena, todo lo contrario: el interés desmedido ha comenzado aproximadamente en el séptimo mes de embarazo. Vamos, cuando ya es evidente que no hay vuelta atrás, me temo.
        Antes era un poco como con los catarros, qué tal estás y poco más. De hecho tuvimos ambos una gastroenteritis casi de hospital en el caso de mi pareja y no fue capaz de cuidarlo en persona, que tuvimos que ir ambos a casa de mis padres porque yo entre la vomitona y el embarazo no estaba para ocuparme de nadie.

        • Anda, que vamos a peor. Yo creí que le había dado muy fuerte al inicio del embarazo, con la novedad, pero que tras el estrés inicial se le habían desinflado las ganas. ¡Pues sí que tardó en hacerse a la idea de que el nieto venía de camino! 7 meses. Oye, pues entonces al contrario, a recordar la primera etapa del embarazo que pasaste tranquila y a coger fuerzas para lidiar con lo que quede por venir.

  9. Este post me ha traído a la cabeza… A mi madre!!!! En todos los puntos e incluso en comentarios al post! Mi suegra no… Pero historias con mi madre tengo para escribir un libro… O dos..

  10. mi suegra no molaba ni antes ni después de tener el bebe pero en lo que si se parece a la tuya es que paso de ser una pasota , ignorando a su hijo y a mi ¡que a gusto vivía entonces sin saberlo! A querer convertirse en la súper abuela, igual que la tuya se dedicó a coser sin parar, hasta conjuntitos rosas cuando ya sabíamos que lo que venia era un niño (siguió con el rosa incluso después de nacer El Niño sin ninguna nieta a la vista) eso ya me empezó a confirmar que estaba un poquito mas loca de lo habitual… Lo peor fue que en la primera semana de vida de nuestro bebe se vino a vivir a casa!! Gran error. Fue el principio del fin, ahora que espero mi segundo hijo ya ha perdido definitivamente la cabeza…

    • Creo que no hemos sabido apreciar la tranquilidad en la que vivíamos y ahora ¡ya no la recuperaremos nunca! Pero ¿cómo la dejasteis instalarse en casa, mujer? Pues no nos tranquilizas nada, porque nos habían dicho que estas locuras de suegras recién convertidas en abuelas eran cosa del primer embarazo, pero que con el segundo neto solían desentenderse del todo. Pero en tu caso no va a ser así. ¡Ánimo! Y a salir como sea de esta.

  11. Has descrito a mi madre

  12. Yo con la mía no puedo… es que me pone enferma. El problema base es que está enamorada de su hijo. A mi me ha hecho cosas de traca… pero de hacer daño de verdad. Como he leído por ahí, el tema de mi boda marcó un antes y un después. Muchos disgustos y muchas lágrimas me he llevado hasta que dije “hasta aquí”.
    Desde que tuve a mi hijo está más pesada que de costumbre, pero a mi me da lo mismo, hace tiempo decidí que no quería ningún tipo de relación con esta persona. Y mi hijo es mío.
    Por suerte vive en otra ciudad y la vemos poco…

    • Pues es una pena que hayas tenido que sufrir tanto. Entiendo que una madre quiera tanto a un hijo, pero es que este es un ser con vida propia que tiene que evolucionar y salir del nido alguna vez. No le hará nada de bien dificultando tanto vuestra relación. El problema es que a mí también me salen esos ramalazos de decir “mi hijo es mío y a tomar viento el resto del mundo” pero luego está tu pareja, a la que le puede molestar esta actitud, y claro, tenemos que andar siempre haciendo unos malabarismos tan incómodos…

      • Por fortuna, y aunque ha costado, mi marido se ha ido dando cuenta de las malas artes de su madre y su hermana (que lo de las cuñadísimas da también para varios post…) y a día de hoy mantiene una relación correcta, de cariño por supuesto, pero manteniendo muy mucho las distancias.
        Creo que si intentas que tu hijo no vuele consigues el efecto contrario. Y es lo que ha pasado. Tratar mal a la pareja de tu hijo es “como insultarle” al fin y al cabo es su decisión! Y de verdad os digo que yo soy de lo más normalito que hay,eh? que no soy de extremos, ni de carácter raro, ni nada de eso…

        Luego me rapatea ver como en la misma familia, si hay hijo e hija, las madres les tratan de forma totalmente distinta. El niño ni una cama hace! pero ella tiene que saber cocinar… Y yo hablo de una suegra que tiene poco más de 60 años…

        Creo que el problema radica en el “Yo estoy enamorada de mi niño” que leo y oigo mucho de un montón de mamás de varones y que en muchas circunstancias es real!!! sobre todo en determinadas generaciones.

        Pues mira NO, yo quiero a mi bebé con toda el alma, daría mi vida por él y he descubierto un amor hasta entonces desconocido. Pero enamorada estoy de mi marido, de mi pareja, de la persona con la que decidí compartir mi vida.

        No sé si me explico pero oye, esto es como ir a terapia! jajajajajaj.

        • Sí, las cuñadas van a tener apartado propio en este blog porque a veces actúan como esbirros de la suegra o peor ¡mutan en suegras! Es difícil conseguir que la otra parte nos crea y se de cuenta de que cierto tipo de comportamiento no son ni medianamente normales. Creo que a veces nos toman por locas, por exageradas o histéricas, cuando de verdad hacen cosas que nos molestan muchísimo.

          La división de papeles en cuanto a hijos e hijas es rara. En casa de mi suegra pasaba al contrario y la única hija era la que no hacía (ni hace) la o con un canuto. Mi marido era el que de vez en cuando colaboraba en algunas tareas, muy a disgusto, pero en general en esa casa se hacen pocas cosas, así es que no hay mucho que repartir.

          Y lo del enamoramiento de los hijos me parece de lo más peligroso (e insano). Pienso como tú, que tipos de amor hay muchos y no quieres igual a tu madre, que a tu marido, que a tu hijo. Y si a todos los quieres igual ¡eso es raro! Sobre todo porque en el caso de los hijos, estos están predestinados a hacer su vida a su aire y de forma independiente. Negar esa evidencia es llegarte disgustos a lo tonto. ¡Bienvenida a la terapia grupal 2.0!

  13. Aixx, leo lo que escribís, leo los comentarios y pienso…. Pues tienen suerte, es su suegra la que hace estas cosas. No su madre.

    Yo tengo suerte, mi suegra es un trozo pan. Es verdad que tiene sus cosas y a veces no estoy de acuerdo con según qué cosas, pero desde antes de quedarme embarazada ella era así. Ahora con la peque se porta bien, no fenomenal, pero no me quejo.

    El problema es que leía tu entrada y pensaba. Esta señora se parece a mi madre. Quitando lo de los 4 hijos, porque ella solo me tiene a mi y a un aborto espontáneo, todo lo demás es lo mismo.
    Ella no se comporta de manera normal. Cuando estaba embarazada, no me dejaba hacer casi de nada, por miedo a que a el bebé le pasara algo, no es por su hija, si no por el nieto que vendrá. Vaaale, pues nada, te callas.

    Nace el bebé y el cambio que hace es tal que nadie la reconoce. Está insoportable, no deja de decir y hacer tonterías, se cree con derecho a decidir sobre la vida de mi hija, algo que por mucho que intente dejarle claro que no es así, no lo ve o no quiere verlo. Ella si no ve a la niña cada día, se enfada con mi marido, porque es el que está en casa con ella, y me dice a mi que vaya marido que tengo, que ella no ha hecho nada (eso siempre lo dice, y siempre está equivocada). Se hace la víctima ante los demás. Dice cosas sin sentido, decide qué ropa ponerle, a donde ir, qué hacer, qué colegio, incluso donde vivir nosotros. Algo que espero que dentro de poco le pueda decir: mamá, gracias. Gracias por ser así, porque lo que has conseguido es auyentarnos bien lejos de ti, para poder vivir tranquilos.

    En fin, que si fuera mi suegra, no me dolería tanto el tema. En cambio al ser mi madre, no puedo con ello

    • Es normal que no comulguemos ni con la suegra, ni con la madre, al 100%, pero oye, desde luego que es peor lo tuyo porque la que te sabotea es de tu propia sangre. Tampoco me parece normal el comportamiento que describes: durante mi embarazo, mi madre se preocupaba por mí. Supongo que también por el bebé, pero lo que más le asustaba (si es que había algo que lo hiciera) era que yo tuviese alguna complicación. Un nieto hace mucha ilusión pero una hija… en fin, que digo yo que lo normal sería que nos quisieran algo también.

      ¿Por qué sufrirán este cambio? Respecto a lo de decir tonterías, también he notado que mi suegra saca temas de conversación de lo más absurdo, sin razonamiento ninguno, como por decir algo y llenar el espacio. Y lo de ver a la niña cada día ¡yo no tendría paciencia para eso! Oye, ¿os visitaba cada día antes de que la niña naciera? Porque si no lo hacía deberíais poder seguir con vuestras vidas. Desde luego, el que se queda en casa siempre carga con todas las culpas. En nuestro caso, lo que más hay son indirectas de que no ve lo suficiente al niño… pero de momento se queda en eso. Y más le vale que siga así, porque la gente tiene vida propia, trabajos que atender y no las 24 horas del día para andar de visitas sociales.

  14. Jur! En algunas cosas me recuerda a la mía. Ella antes de irme a vivir con su hijo me decía que nietos NO, pero desde que nació la niña tenía que hacer todo ella hasta que un día la dije que si quería niños lo tuviera o lo adoptara, que mi hija era mi hija porque vamos opinaba hasta del color del chupete que llevaba puesto. En una ocasión llegó a decir, cuando la niña tenía un par de meses, que tenía que tenerla ella por las mañanas porque la pequeña disfrutaría con ella en el café :-/
    Lo bueno de mi relación con ella es que nunca fue buena, siempre hubo tensión.
    Mucho animo!

    • ¡Claro! Si ya se sabe que los bebés nacen predispuestos a alternar por las mañanas en la cafetería. Sí que tiene argumentos peregrinos tu suegra, pero oye ¡mucho valor también el tuyo para dejarle las cosas tan claras! Yo lo intento, medio en broma medio en serio, para ver si el mensaje cala sin hacer demasiada sangre pero me parece que es durilla de entendederas.

  15. Cómo me suena todo lo que contáis. Para las que todavía no han dado el paso de casarse creo que esto es una ayuda muy grande. Desde siempre la fama de suegras malas, brujas, etc les ha precedido….pero a mí me pasaba lo contrario tb. Gritaba a los 4 vientos que debía de tener mucha suerte, porque la mía era como una madre, nos llevabámos genial….mis amigas intimas me miraban con admiración, aunque alguna tb como pensando…ya caerás…y no me lo quería creer.

    Tal cual, fué quedarme embarazada…después de la boda y todas las confianzas, conversaciones, etc…se vinieron en mi contra. La buena suegra, se sacó la careta, y sólo se aprovechó, se me plantó en el hospital, empezó a organizar mi vida, la de mi marido, hijo, cual señorita rottenmeyer….un auténtico infierno.

    Creo que el problema muchísimas veces, radica en que ellas no tienen vida. Con sus maridos se llevan mal, hacen el paripe delante de la gente…de matrimonio de muchos años de duración….y lo que hacen es vivír la vida a través de sus hijos, quitandote la tuya sin ninguna vergüenza…que para eso tienen un arte que asusta. La gente mayor, suele tener bastante jeta y además es qeu no les importa un pimiento.

    Después de más de una decada de matrimonio, la relación es casi 0. De comerme mil marrones por educación, juventud, etc…he pasado a hacer lo que debo en mi matrimonio sin dar explicaciones. Creo que las relaciones con la familia politica no son necesarias, al fín y al cabo de querer a alguien, a quien quieren es al hijo…así que les ahorro los malos tragos de verme….aunqeu luego le van al hijo con chismes de que me quieren mucho ( ja,ja,ja)…y así tampoco me ponen a parir….voy a de cada 10 eventos a 1. A mi me ha servido, para que al menos me respeten.

    Otro detalle por ejemplo con el nieto, es qeu no vivimos en la misma ciudad. De hecho lo ven más bien poco, pero eso sí a todos los vecinos le dicen lo mucho que le quieren, que se mueren por verlo, etc,etc…y cuando lo llevamos para que estén con el, mi suegra está enganchadísima a las telenovelas…y hay que sacarla casi por los pelos de la habitación: qué está tu nieto desde hace 4 días…y no le has llevado de paseo ni una vez. Vamos a Misa el domingo juntos y me lo saca de las manos….se lo lleva al primer banco…y al poco aparece el niño solo, mamá que me dice la abuela que me lleves a hacer pis: ja,ja,ja,….claro, cariño, la abuelita está solo para lucírte…para mear ya está la nuera. En fín….esto es para no parar.

    • Es que la llegada de los nietos han echado por tierra más de una buena relación con la suegra. la mía no era un mal bicho, pero desde que nació la niña anda raruna y como viviendo en un universo paralelo. Gracias a que mi marido es muy seco y cortante, la cosa no ha llegado a tanto, pero lo de colarse en el hospital a husmear sí que lo hizo, y no sabe lo caro que le va a salir (o quizás sí, ya ha empezado a darse cuenta). No se puede vivir la propia vida a través de los hijos, ni de los nietos, y lo que no entiendo es como ellas, que precisamente fueron madres antes que nosotras, tuvieron suegras y vivirían este tipo de coso también de mala manera, ahora se emperran en comportarse de esta forma.

      Desde luego, se puede prescindir de la familia política y hasta de la de una misma si también se entrometen hasta estos extremos. Si necesitas más desahogo, o incluso si te animas a escribir tu historia para colaborar de forma anónima, serás muy bien recibida. Gracias por comentar.

  16. Vaya por delante que mi suegra me cae bien, de momento… pero es muy distinta a mi familia. Nosotros somos de los que hablamos una vez por semana, si tenemos que operarnos o algo por el estilo no lo comentamos con el resto de la familia hasta que no está todo claro y lo podemos explicar sin que nadie se alarme. Nos queremos como los que más, pero no agobiamos ni exigimos más allá de lo que cada uno quiera dar. Mi suegra es más tradicional. Y hasta ahora tenía una actitud más respetuosa conmigo pero… estoy embarazada!! Lo malo es que parece que la primeriza es ella. Me lleva agobiando desde el cuarto mes de embarazo para que tenga listo el cuarto del niño (niño que no va a dormir en dicho cuarto hasta que no tenga tres p cuatro meses mínimo), ha comprado más ropa que yo (mis padres sin embargo no han comprado nada, pero me pagan el pintado del cuarto y una chica que venga a hacer limpieza a fondo justo antes de que nazca el niño y cuando yo esté en la cuarentena, es decir, pagan lo feo y lo que no luce en la calle pero lo que yo de verdad necesito), está obsesionada con mis análisis medicos hasta el punto que no le digo bien la hora ni el día porque me llama cuando aun estoy en la consulta. Y ya le he parado los pies varias veces, me regaló unos patucos cuando estaba de 4 semanas, xq quería ser la primera en comprar algo (parecerá una tontería pero soy muy supersticiosa y le dije que si me volvía a regalar algo antes de las 20 semanas le dejaba de hablar) los patucos los no los tiré a la basura por respeto pero creo q la primera en comprar algo debía ser yo. Estoy agobiada por el dia del parto, yo sólo quiero allí a mi novio y mi madrastra, pero temo que se cuele con la excusa de que mi madrastra no es mi “madre”. Ya lo dejé caer hace unas semanas y tanto ella como.mi cuñada me dijeron que eso era imposible xq se iban a preocupar y tenian que estar allí… alguna que haya tenido que lidiar con eso?

  17. Poco más puedo añadir a lo que ya habéis escrito aquí. En mi caso el cambio lo hacen tanto mi suegra como suegro. Cada uno a su manera, pero los dos muy obsesionados con mi hija. Es horrible. Llevo un mes sin hablarme con ellos y desgraciadamente mi pesadilla no termina aquí, porque ahora queda el después. Sostener esta situación sin comunicarnos. Mi pareja hace lo que puede, pero es muy complicado porque al fin y al cabo son sus padres y como uno más de tantos, es otro hombre al que le cuesta desvincularse de sus padres y cortar el cordón umbilical.

    No me alegra en absoluto leer que existen mujeres que sufren situaciones como esta. Pero reconozco que al leer vuestra experiencia me siento menos sola. Sinceramente siento que sentirse así y que nadie te tome en cuenta o usen el “no es para tanto” e incluso se rían de una con comentarios del tipo “eres una exagerada”, desgraciadamente es un tipo de maltrato pasivo que pasa casi imperceptible por esta sociedad en la que vivimos, dónde hasta hace pocos años lo normal era tener a la suegra hasta en la sopa.

    Os mando mucha energía positiva a todas y muchos deseos de que vuestras historias hayan mejorado mucho en la medida de lo posible. Yo por mi parte seguiré creciendo con toda esta historia, porque para mi suerte o no, es lo único bueno que saco de todo esto. Aprender. Y bueno, valorar más aun si cabe el disfrute con mi pequeña y el amor que siento por ella.

  18. Puf es increíble es lo mismo que he vivido yo y desgraciadamente sigo viviendo. Desde que quede embarazada ella hacia planes sola de que ropa había que ponerle como seria el bautizo donde celebraría el primer cumpleaños, todo a su manera… tejia y compraba ropa sin consultarme si me gustaba. Desde que me puse de parto ella sentada enfrente mía en la sala de dilatacion y la enfermera diciéndole que se fuera que hay solo podía aver una persona y ella decía: NONO YO TENGO QUE VER A MI NIÑA, perdona? Piensa en mi perra que tengo un dolorrrr horrible y estas aquí que no pintas nada pesada, y encima no paraba de hablar de su primer parto que se alargó dos días blsblabla vamos lo que mejor le viene escuchar a una parturienta primeriza mientras flipa de dolor con contracciones.. y luego la llegada a casa que yo pensaba que después de cuatro días de hospital iba a ser tranquilidad para mi hija y para mi y de eso nada monada! Le pidió un juego de llaves para a su hijo para entrar en mi casa!!!! Mientras mi hija y yo dormíamos la siesta el primer día de llegar a casa porque estaba agotada escucho risas y la puerta abrirse y yo sin saber nada de nada pienso no puede ser y si que lo era ahí estaba la petarda de mi suegra en mi salón y cogido a mi hija dormidita en brazos para despertarla y yo muerta del dolor de los puntos de la episotomia (13puntos) con fiebre por una mastitis de tres pares de cojones y el cansancio que una tiene y a eso se le suma el bajón de hormonas y encima yo Solita porque ni mis padres ni nadie de mi familia vive aquí, ellos viven en otra comunidad, en fin una pesadilla chicas y lo que ya os iré contando esto es solo un avance jajaj

  19. Mejor sola que mal acompañada

    Las suegras pasotas………. la mía no se ha preocupado nunca de sus 3 hijos, y desde que nació la mía no había quien la echara de casa, se me presentaba en casa cuando le daba la gana, le daba igual si yo no habia dormido en toda la noche y estaba aprovechando el día para hacerlo, no me dejó dar el pecho en la intimidad (si la niña se pasaba 1h mamando, 1h que estaba ella mirándome la teta y preguntándome a cada minuto si me había subido la leche…) a todas horas me decía que era lo que tenía que hacer con ella……..y todo empezó el día que salí del hospital cuando mi suegra quería sacar a mi bebe del hospital, menos mal que fui capaz de adelantarme pese a mi cesárea y quitarle el carrito, sino no me lo hubiera perdonado nunca……
    Lo peor es que desde que ha nacido la niña, mi pareja se quiere posicionar respecto a su madre y recuperar el cariño que no ha tenido durante toda su vida a través de la niña, lo cual ha hecho darla a ella más poder si cabe y no darme a mí el puesto que me corresponde como madre, prefiere que su madre salga por ahí y que vea a la niña a deshoras que ponerla en su sitio, está a espensas de la agenda de su madre.

    Con todas las broncas se me empezó a retirar la leche, y me estuvo echando en cara que el niño habia pasado hambre hasta que empezó con el biberón………

    Diez meses después ya no puedo más y tiro la toalla, lo siento por nuestro bebe pero no puedo vivir así, esto nunca cambiará.

    • Yo estoy en una situación parecida. Estoy con depresión. Vivo lejos de mi familia y amigos ya que dejé mi ciudad y me vine a la de mi pareja. Siento que no puedo más, no dejo de discutir con mi pareja y su familia me está haciendo mucho daño. Se piensan que mi hija es suya. Mi suegra me la intenta quitar de los brazos cuando la niña llora y estoy calmandola y aunque le diga NO, sigue tirando de ella!!! No tiene vergüenza ninguna, cuando la tengo dormida se pone a toquetearla y hasta la intenta coger. No respeta nada de lo que le digo.
      Yo solo pienso en irme de aquí, estoy fatal.

  20. Te leo y veo que no soy la única por Díos! Yo también pensaba que me había sacado la lotería con mi suegra, pero no fue así. Lo digo porque ahora que estoy embarazada se la pasa diciendo a mi hija que es su bebé o que le va a decir mamá… Súper desubicada.

    Ahora me entero que quiere comprarle cuna (cadi me dio un ataque), se quiere venir a vivir aquí con mi marido, la bebé y yo. No la quiero en mi casa porque ya me basta y me sobra que hasta esté viendo dónde va a nacer mi hija. Ella es solo la abuela no su mamá y ya estoy que le pongo los puntos sobre las ies

  21. A mi me paso algo parecido. Al quedarme embarazada se quedo de piedra y se trastornó. Empezó a opinar sobre el nombre que le hacía ilusión y donde le gustaría q diera a luz. Empezó a pedir que se la dejáramos tener y a hacer planes. Me sentía como Mia Farrow en la semilla del diablo. Me amargó la baja de maternidad haciendo guardia en la puerta de mi casa y criticándome a mi marido. En seguida vi que íbamos a tener un conflicto y empece la operación mudanza lejos de la familia en general. Lo mejor que he hecho. He marcado el territorio desde el principio, aquí decido yo y nadie tiene nada que opinar, y punto, sin complejos. Vamos todos los sábados a ver a los abuelos que una cosa no quita la otra pero no permito que nadie meta las narices y si alguien dice algo yo dispongo que sea todo lo contrario por sistema. No pienso ceder ni un milímetro de terreno ni dejar a nadie entrar en la dinámica de mi casa porque eso arruinaría mi pareja y por lo tanto mi familia. Me muerdo la lengua todo lo que puedo y no contesto a preguntas de las que no tienen por que saber la respuesta. No tengo que dar explicaciones de lo que hago a lo largo del día con mis hijos, ni de sus colegios, ni de sus médicos, ni de la talla de bragas que llevan ni de su dieta. De momento me va bien pero tengo que controlar siempre y estar atenta para que en le coman el tarro a mi marido y supongo que con el tiempo a mis hijos.

  22. Pues mi suegra no encaja en ningún lado. Nos hemos tenido que trasladar a su casa por cuestiones económicas. Pero les aseguro que si piensan que saben lo que me ocurre, se equivocan. Mi suegra se empeña en hablarme mal de su hijo. Lo hace ver mal, le dice que es un bueno para nada, una basura, etc. Yo soy viuda y tengo dos hijos de mi matrimonio anterior que viven con mi madre por cuestiones económicas también. Ya se imaginarán todas las opiniones que nos tuvimos que zampar por el cogote con mi marido cuando al fin nos decidimos a contarle. Es una vieja invivible que parece que en vez de querer y respetar a su hijo, lo humilla y denigra cada vez que puede. Eso es lo que más me encoleriza. Verdad que a una no se le puede ocurrir nunca que tu suegra le haga la vida imposible a su propio hijo? Descabellado totalmente y ni me hagan hablar acerca de sus fabulosas opiniones acerca de la crianza de sus nietos de 3 y 4 años porque es la de no acabar…

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras