• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

¡Pánico! Mi suegra es abuela

mi suegra es abuelaPues sí… El pasado 18 de julio mi suegra tuvo una nieta. Sí, ella. El hecho de que a la nena la pariera yo parece que no importa mucho. Al parecer los 9 meses de embarazo, más de 12 horas ingresada en el hospital esperando a que me provocaran el parto y las 22 horas de parto que le siguieron, no son suficientes para que la señora se dé por enterada de que la niña, antes de nieta, es hija mía y de mi marido. No, no, qué va, la niña es su nieta, y ella LA ABUELA. Porque es normal que al subir a la habitación, recién parida, harta, cansada, sucia, y sobre todo muy dolorida (y feliz, muy feliz de tener por fin a mi chiquita en brazos con 12 días de retraso) no pudiera disfrutar ni un ratito del bebé, porque por la puerta aparecieron mi suegra, mi suegro y mi cuñada con su pareja.

Porque es normal que no salieran de ahí ni cuando me hacían las curas, aunque solo llevara uno de esos camisones abiertos por detrás (prácticamente a la altura de los sobacos), aunque todavía no me habían lavado las enfermeras y aunque lo único que separaba mi cuerpo sudoroso y ensangrentado del mundo exterior era una sábana.

Porque es normal que me manoseara el pecho mientras intentaba desesperadamente introducírselo en la boca a la niña. O cogerla en brazos, porque total no está cogiendo nada. O indignarse cuando las enfermeras le pidieron que la dejase en la cuna para que ellas pudieran cambiarla y bañarla.

Es de lo más normal no salir del cuarto cuando a tu nuera, o sea a mí, le ponen una cuña para poder hacer pis… porque es de lo más normal mear tumbada y con tu suegro, tu suegra y tus cuñados mirando. Ni gota salió de allí en las 3 ocasiones que pedí el cacharro infernal y en las 3 ocasiones el público miraba atentamente la operación.

Es completamente normal, mandar al padre a casa en cualquier ocasión, para que descanse y quedarte tú a cuidar de tu nuera mientras tanto. Entendiendo por cuidar, a quedarte sentada en el sillón con la niña en brazos y pasar de tu nuera, diciéndole que se duerma mientras jaleas a un recién nacido a gritos de: ¡¡¡que soy la abuela!!! ¡¡¡Mírame que soy la abuela!!! ¡¡¡Mi niña que soy tu abuela!!! Y por supuesto es completamente normal que tu cuñada la acompañe a coro con gritos de: ¡¡¡¡que soy la tía!!! ¡¡¡Mírame que soy la tía !!! ¡¡¡Mi niña que soy tu tía!!! ¡¡¡Ven con la tía!!! Y venga la niña de la abuela a la tía… y de la tía a la abuela, como si de un tiovivo se tratase. (Lástima que la niña no cogiese el pecho porque las hubiese vomitado de arriba abajo).

Normalísimo es que cuando aparecía la mujer con su marido, éste agarrara a mi marido, su hijo, y se lo llevase a tomar una cerveza, para que (cito textualmente): “tu madre y tu hermana disfruten de la niña. (Di que sí, rey… Con 2 cojones!!)

De lo más normal es que mi padre cogiese, a la que también es su nieta, al día siguiente de nacer, porque mi suegra es mucha suegra, y mi padre excesivamente educado. La mujer no le dejó coger al bebé, insinuando que ellos viven fuera (42 km. o 30 minutos por una maravillosa autovía) y mi padre la puede ver cuando quiera que vive en la misma ciudad. Así se quedó mi padre, con 2 palmos de narices…

Porque es normal que estando a 38 grados en la habitación del hospital y habiéndome desmayado y vomitado (efectos secundarios de la epidural) camino al baño (siiii… por fin conseguí que me dejasen levantarme para hacer pis) la mujer no soltara a la niña ni saliese de la habitación.

Completamente normal es que al día siguiente a salir del hospital se presentasen a comer. ¿No os imagináis quién? Los 4, los suegros y los cuñados… eso sí, traían la comida… comida que cocinaron aquí… pero no una comida facilita, no… potajes, chuletones y cocidos (recordar que estábamos a 38 grados) y encima con exigencias… que no había vino, que las sartenes y ollas no eran buenas, que si los cuchillos no cortaban los chuletones de a kilo que trajeron, que a ver por qué no salía de mi cuarto y estaba haciéndoles compañía…

Lo más normal es que tu suegra abra y cierre armarios a troche y moche, buscando quien sabe qué, que revisen los cajones y reordene lo que a su juicio debía estar en otro sitio, que busque y rebusque las cosas de limpieza para limpiar un inexistente polvo, que barra y friegue cada unas de las habitaciones, que se indigne porque no le dejes limpiar los baños. Y que al decirle que no planche, que no hace falta, te ignore y se ponga a hacerlo en un descuido.

Que te cambie los vinilos de la ventana de la cocina, por unos visillos del siglo pasado, sin pedir permiso, porque no le gusten, también es muy normal.

Normal es que su excusa para hacer y deshacer en MI casa, es que es la abuela, y que su madre lo hizo por ella cuando tuvo a sus hijos. Y que sólo quería ayudar y que no me molestase yo (como que tener 4 personas a comer, cuando lo que quieres es meterte en la cama, no es molestar, ?¿verdad?

Su contestación cuando le dije que ese era el problema, que ella era mi suegra, no mi madre. Y que yo me valía sola fue de lo más normal: “Ya pero como tú no tienes madre, lo hago yo” .

Así que aquí tengo a mi suegra y todo su séquito cada 2 o 3 días, usurpando mi casa, viniendo a comer su comida, cocinada aquí, con las sartenes que se traen ellos, sin intimidad, porque friega, barre, plancha limpia y ordena todas la habitaciones, cajones y armarios. Que ha quitado unas cortinas que no le gustan y ha puesto otras que ha comprado y dando consejos de como criar a la niña, dando consejos trasnochados de crianza, de cuando ella parió… diciéndome cuándo y cómo debo darle de comer, criticándome por no poder darle el pecho (que no lo hago por cuestiones medicas), y porque dejo que mi marido me ayude, (que en sus tiempos los maridos no cogían a los niños hasta el tercer o cuarto mes, que eso es trabajo de la madre y ellos traen el dinero a casa y es suficiente). Organiza las habitaciones, las salidas de la niña y la coge cuando quiere sin respetar su horario y un montón de cosas normales más…

Porque esto es de lo más normal, porque ha tenido una nieta, y porque ella es su única abuela.

20 comentarios:

  1. Que agobio tu suegra y es que se parece a la mia, con todas sus perfecciones, su limpieza, su orden y venir a mi casa a imponer sus formas. Mi marido y yo hacenos frente común para ponerle límites al grado que hace lo minimo. Tu esposo que dice?

  2. Pero… ¿a que esperas para cantarle las cuarenta tu marido? porque es el primer y el directo responsable de la situación.
    Por tu salud mental te aconsejo que cortes el tema desde ya.

  3. Me quedado…. PASMADA!!!!!
    sí, sí,… tu suegra es la más normal del mundo y todo lo hace por ti y tu hija. Perdón, su nieta. jajajajajaja. Menuda cara dura que tiene!!!!!

    Yo la echo a ella, a la cuñada, al suegro y al otro. Y al padre de la criatura le digo… Le pido que hable con su madre y el séquito y les pida, a las buenas o a las malas, que se calmen. Porque si no será peor…

    Aixx, me alegro de tener la suegra que tengo, que tendrá sus cosas, pero ni que decir tiene!!!!!
    Esto que cuentas lo quiso hacer mi madre, eso de venir, cocinar, hacer las cosas de casa, pero le pedí que los primeros días con la niña, viniera a visitarla unos minutos si querían, pero nada más, que teníamos que descansar, por suerte, lo hizo. Pero es que si no lo hace… en fin, que se la monto!

    Saludos

  4. madre mía! qué agobiona!!! yo no tengo quejas en cuanto a usurpar mi intimidad, pero lo que sí es cierto, y no sabría por qué motivo, es que desde que nació mi niño no soporto a mi familia política…

  5. lo siento mucho Nyris, imagino cómo te debes sentir, entre no querer enfrentarte a una batalla perdida y pedir lo que crees que necesitais tu niña y tu, todo esto junto al coctel hormonal, al cansancio y al paquetito de responsabilidades que se descarga en el parto…. Pero tambien te digo que si no haces nada, nada cambiará. Tu tranquila, respira hondo, intenta estar relajada, no te envenenes, piensa bien tus palabras y afrontalo lo mejor que puedas hablando con tu pareja o con tu suegra directamente. No tengas prisa, pero no lo dejes pasar, marca los límites o estos iran desvaneciendose. Una vez marcados y que todo decorra (aproximadamente) por el camino que tu crees, este episodio del terror formará parte de tu pasado lejano y seguro que acabarás relativizandolo. En resumen… no te envenenes y marca los límites. Cuéntanos qué tal.

    (por cierto, pegarse una sesión de lloros va muy bien… 😉 )

  6. Vaya panorama!! Pero tu marido no dice nada? Por que yo por muy educada que sea, llega un momento que pongo firme a quien haga falta. Sobre todo en mi casa. Faltaría más!!
    Ánimo e imponte!!

  7. Como no pares esos comportamientos,la cosa no acabara bien.Hay que respetar a las personas pero hay unos limites que tu suegra y compañia ya han sobrepasado.Y por tu salud metal,y por la de tu pareja e hija,debeis hablar con ellos y pedirles vuestro espacio,intimidad y tranquilidad.Porque ademas,eso de estar de mano en mano a tu bebe nohace ningun bien.Y te lo digo con todo el respeto y cariño.Es TU CASA, donde mandas TU.Y es TU HIJA, y tu sabras como cuidarla mejor que nadie,eso te lo garantizo,como madre de una niña que soy.Animo y pide ayuda a tu pareja que te comprendera.

  8. Maria Mivinailart

    Maaaadre del amor hermoso que cansina la mujer. Me parece una falta de respeto y que tu marido no la diga nada. Lo del hospital es de traca vamos. Lo que no entiendo es que las enfermeras no la echesen de la habitación porque cuando pasaban a verme a mi echaban a todo el mundo, sólo se quedaba mi marido cuando pasaba la pediatra…
    Y lo de tu casa, vale que vayan y quieran ayudarte con la casa, pero siempre que a ti te parezca bien. Y cambiarte las cosas de sitio o las cortinas?? Perdona?? Que aguante tienes hija… yo ya me habría plantado y dejando las cosas muy claras

  9. Cántale las 40 ya!!! A tu suegra y a tu marido! Dile que tú no eres ella, que agradeces la buena voluntad pero que a ti todo eso en vez de ayudarte te estresa, háblale de cómo te sientes (sin juzgarla ni personalizar), y suerte… Y sobre todo, escoge bien tus batallas, por experiencia… Si dices a todo NO, no te harán caso y serás la mala. Negocia y cede en lo menos importante, pero explica porque para ti es ceder. Si no, acabarás enfadada (con tu marido) o deprimida y tampoco es plan. Y todo esto que suena a sentencia no es más que un consejo gratuito de una desconocida, así que haz con él lo que te venga en gana y sin sentirte juzgada que los consejos son como las lentejas. Si te gustan las comes, y si no, las dejas.

  10. Lo siento pero yo eso no se lo aguanto. Y que me cambie la decoración o las cortinas de mi casa menos aun.
    Habla con tu marido y plantate porque ya me imagino como debes estar con las hormonas a flor de piel y encima aguantando todo eso. Y si no, habla tu con ella directamente. Es TU hija, TU casa y TÚ mandas!!

  11. Mi suegar es vibora ponzoñoza, que cuando iba a su casa el sabdo, me decía HIJA!!!!!!!! Pedro ha estdo contigo anoche?? porq no ha venidoa dormir!!!!!!!!!! ajjajajajj ysi pues estuvo conmigo, ahy q bueno hijaaaaaaaaaaaaaaaaa
    que le pasa vieja cojuda me daban ganas de decirle jajajjj por eso mi novio le puso la ponzoñoza jajajajjajjajj

  12. Reacciona ya o esto acaba contigo y con tu matrimonio .
    Fuerza la situación y que tu marido haga algo. Es absolutamente inaceptable .
    Ella será la abuela pero TU eres la madre.
    Y con respecto a la decoración , si no te gusta quítalo y si te dice algo le comentas que es TU casa y que pones lo que te gusta a ti, y punto. Y así con todo .
    Y en el supuesto que tenga llave de tu casa, cambia la cerradura y desconecta el timbre. Así no pueden venir sin avisar.
    No discutas ni expliques, solo informa.

  13. uuuuuggggg!!! Madre mía!!! Mi suegra es una santa a su lado.
    A tu marido me lo había comido yo con patatas ya de la bronca que le hubiese echado.
    Ánimo por que esto es sólo el principio …

  14. Madre de Dios!!! En 10 días salgo de cuentas y me veo muy parecida a ti… Cuñados no hay y yo no tengo esa paciencia…
    Si llego a ese punto tuyo, creo que me fugo con “su nieto” y que les den a todos! Qué agobio tan grande…?

  15. Ufff… Y la mía es parecida, al principio se plantaba todos los días en mi casa, abría los armarios, sacaba las camisas que a su parecer estaban arrugadas y se ponía a plancharlas… Paciencia… Esa pasión de abuela se diluye un poco con el tiempo ????

  16. Jolin, la mía viene a mesa puesta, ni cocina, ni recoge, ni plancha, ni limpia… bueno, es que en su casa tampoco lo hace. Pero por lo demás, igual: un grano en el culo. Aparecen sin avisar y dándoles igual si tenemos planes o no, si pueden o no. Pero bueno, su hijo eso lo alaba.

  17. es que se pasan un monton , estas suegras , no podrian ser inteligentes , educadas, y con mucha vista , para no meter la pataaa , pues noo . UNA MAYORIA se pasan si hay que saltar antes de quemarte , se salta y te quedas tan agusto. Eso siii, si tu pareja se queja , o te mira mal , mandalo a hacer puñetas , mas vale una vez colorada , que ciento apretada paciencia , que es el alma de la ciencia besosss

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras