• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

El afán de protagonismo de mi cuñada

protagonismo de mi cuñada

Este verano conté cómo mi suegra defendía a su hija al fumar delante de mí durante mi embarazo, aunque sus dos hijos le dijesen que no estaba bien e incluso acabasen cabreados con ellas (benditos mi marido y su hermano). Bueno, pues este verano nació mi pequeñaja y estamos los papis que no cabemos en nosotros mismos de felicidad. Resulta que mi suegra me ha sorprendido y está muertita de amor y babeando por la niña… En serio, no creí que fuese a ser para tanto. De hecho, me pensaba que la medio ignoraría por su hija, pero no. Y claro, a mi cuñadísima eso de que ni ella ni su hija sean el centro de atención… digamos que no lo lleva nada bien. Hasta mi marido se ha dado cuenta de que a su hermana le comen los celos cuando su madre está con nuestra hija. Sí, sí, me lo dijo él mismo. Os cuento cuál fue el momentazo que nos hizo darnos cuenta.

Resulta que vinieron unos tíos de mi marido de fuera y le traían unos regalos a la niña, así es que quedamos con ellos para tomar algo y que nos los dieran. Allí que estaba mi cuñada, su marido y su hija (a sus hermanos no les llaman nunca, pero ella no falta jamás). En cuanto llegamos, mi suegra y la tía de mi marido se acercaron al carro a ver a la niña. Como iba despierta, pues en seguida la cogieron y se pusieron a hacerle cositas y babear, como suele pasar cuando ves a un bebé de mes y medio, vaya.

Mi sobrina tan normal ella, disfrutando de su primita nueva, y mi suegra, que la tenía en brazos, le hacían caricias y le cantaban para ver si la dormían… A todo esto, mi cuñadísima con una cara que era todo un poema.

En una de estas, mi sobrina le dijo que fuese a pasear con ella, como habían hecho con mi hija y la abuela… Se levantó de mala gana y mi suegra le preguntó que si le pasaba algo a lo que ella muy desagradable le contestó “¡es que estáis todos muy bobos!”

Claro, ella en un extremo de la mesa y en el otro mis suegros y los tíos de mi marido con mi hija diciendo que si era lo más bonito, lo más listo, lo más dulce y demás… Yo reconozco que se pasan y no se controlan cuando están mis sobrinos delante, pero es que éstos babean aún más con la primita nueva.

Yo apenas me di cuenta de esto, pero mi marido sí y fue el que me lo dijo, indignadísimo con su hermana por tener tal actitud. ¡¡Es que ni su hija tiene celos de la mía!!

Así es que ¿qué hago yo ahora? Pues llevar más a mi hija a ver a sus abuelos. Va a recoger todo lo que ha sembrado estos años queriendo ser el centro de atención en todos los sitios (incluidas las bodas de sus hermanos)… La última ha sido por el cumple de mi sobrina, pero ya os contaré porque esa historia aún está por terminar y no defraudará a nadie. Es todo muy en su línea.

Tu suegra

Tu suegra, ese demonio con apariencia de mujer, esposa y madre que esconde el mal en su interior. Si no eres capaz de enfrentarte o huir de ella, lee, colabora y comparte en silencio.

6 comentarios:

  1. Es toda una saga. Me alegro de que al menos la peque tenga ahora toneladas de cariño.

  2. Es que me encanta!!! Esto no lo tenía ni DINASTIA!!! jajajajaja. Pues sinceramente, que se fastidie, que el afán de protagonismo se le puede ir bajando.
    Saludos

  3. Jajaja! Afán de protagonismo? Si yo te contara… Con decirte que tras el aborto nos tocaba ser a nosotros los protagonistas (muy a nuestro pesar) y tanto mi suegra como mi cuñada han conseguido ser ellas las protagonistas, cómo te quedas? Pues eso. Yo me río por no llorar. La primera contó lo del aborto sin nuestro consentimiento y después se hizo la víctima; total = 4 días hablando de ella. La segunda ha cambiado de opinión y ha decidido mudarse justo ahora.
    Nada, paciencia y un beso.

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras