• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra, el pasmarote

suegra pasmaroteDesde que mi suegra es abuela hay una cosa que me saca de quicio y es su habilidad para ser un cero a la izquierda, un mueble inútil que tiene que meter el hocico en todas partes pero sin ayudar a nada. Es una suegra pasmarote, un estorbo, vigilando cada movimiento que hay alrededor del bebé pero sin voluntad ni ganas de ayudar con él. Tiene que estar de cuerpo presente, opinando, obstaculizando y con la baba caída, como si estuviera ante una estampa religiosa y entrara en éxtasis. Y esta reacción la tiene desde siempre. Fue convertirse en abuela y entrarle la tontería de golpe. Antes me daba la impresión de que era una mujer más válida, pero ya en el hospital empecé a notar que deseos de figurar tenía muchos, pero mano izquierda para colaborar muy poca. Por no decir ninguna.

Tras el parto. Cuando subimos a planta tras el parto, y durante los días que estuvimos ingresados en el hospital, mi madre y una de sus hermanas fueron la única ayuda real que tuvimos. En un momento deshicieron nuestra maleta, colocaron todas nuestras pertenencias en el armario que nos correspondía, prepararon la ropa nueva que había que ponerle al bebé al quitarle la toalla en la que venía envuelto desde el paritorio. Día tras día nos traían caprichos, de poco valor, pero que agradecimos mucho como pan del día, algo de jamón (con la necesidad de embutido que pasé durante el embarazo), dulces. Se llevaban lo que manchaba el niño (y los estropicios que también hice yo), sin que tuviéramos que pedírselo. Incluso me ayudaban a cortar mi comida para que pudiera comer recostada y no sentada.

Y la suegra ahí estaba. De cuerpo presente en cada una de estas estampas, sentada en la única silla de la habitación y con sólo una pregunta en los labios: “¿puedo coger al niño?”. Pues no. Cuatro días estuve ingresada y sólo lo cogió un segundo a traición.

Vamos, que el no coger al niño era como una forma de castigo que me inventé, para ver si se daba cuenta de que allí no pintaba nada. ¿Cómo puede alguien pasarse dos horas, o más, a los pies de la cama de una recién parida y no tener ni la más mínima intención de ayudar en nada? En su casa hubiera estado mejor, pero no, ella tenía que figurar.

Cambios de pañal. Cuando íbamos de visita a su casa con el niño recién nacido, ella tenía que estar siempre presente en cada cambio de pañal. 2 años después sigue haciendo lo mismo. Sé que hay gente muy aficionada a ver culos de bebés, pañales meados y cagados, porque sí, porque es un divertimento como otro cualquiera. Pero yo no puedo entender qué ven en permanecer como estatuas mientras una lucha por no manchar nada y acabar de la forma más rápida y limpia posible. Pues es decir que hay que cambiar al niño y ya está la suegra esperando en la habitación correspondiente. Se tumba en la cama y va haciendo preguntas tontas donde las haya como ¿tiene mucho pipí? ¿Se ha manchado algo? ¿Le vas a poner crema? Vamos, que hay expediciones espaciales que se han planeado con menos dudas existenciales. Y no me gusta esta forma de actuar. Ese pasmarote siempre de cuerpo presente para ayudar en nada, pero como es su casa, yo me callo y básicamente es su padre el que se ocupa de los cambios de pañal por esos lares.

Establecimiento de la lactancia. A mí me costó semanas establecer firmemente la lactancia. Y como madre primeriza, que no entiende aún a su bebé, ni sabe si tiene hambre, o sueño, solía pedir intimidad, dejaba el salón durante las visitas familiares y me iba a uno de los dormitorios a dar el pecho hasta que el niño se dormía.

Pues esto ya es como de película mala de terror, porque en ocasiones vi a mi suegra mirándome a través de una rendija de la puerta. ¡Coño, casi me da algo al ver un ojo en la penumbra! Yo no sé cómo no se me cortaba la leche.

Y lo peor, pasando por el otro lado de la ventana para supervisar si aún seguía dando la teta, o ya estaba durmiendo al niño o me estaba rascando la planta del pie. Intimidad cero, con el pasmarote siempre presente.

El niño anda. Con el crecimiento del niño pensé que la suegra se relajaría y sería de algo más de utilidad, pero no, la cosa no pinta bien. Dese que el niño anda ella va toda nerviosa queriendo tener el don de la ubicuidad para ir por delante y a la vez por detrás de la criatura. Por si se cae. Que prometo que no soy una madre histérica y sobreprotectora, y entiendo que los niños se van a caer un millón de veces. Pero mi suegra, durante estas visitas, se pasa más tiempo mirándome a mí que a él. Desea la aprobación constante, con un exceso de prudencia como para dar a entender que ella sólo hará lo que yo crea conveniente. Pero es que lo que yo creo mejor es que deje que el niño vaya y venga a su aire. Que se acerque a mi suegra, a su abuelo o a su tío si le da la gana, y no porque anden pegados a él como una lapa. Pero el pasmarote sigue allí, y la criatura no se puede deshacer de ella ni con agua caliente, ni con cacas apestosas.

Y como estas situaciones ¡cientos durante estos pocos años de maternidad! ¿Alguien más en la sala con suegras que no ayudan en nada?

Tu suegra

Tu suegra, ese demonio con apariencia de mujer, esposa y madre que esconde el mal en su interior. Si no eres capaz de enfrentarte o huir de ella, lee, colabora y comparte en silencio.

19 comentarios:

  1. Ya siento que detesto a tu suegra, será porque se parece a la mia, sólo q mía esta detrás mio para ver q dejó de hacer y hacerlo ella, que ella es la súper útil, la que quiere hacer todo y hacerlo perfecto.

    Y me recontra caga q me pregunte tanto, vas a cambiar al niño? Le vas a poner body? Y la crema, ya se la pusiste? Estaba rozado?

    Ya! Calla ya!!

    Que horror eso q tu suegra c columna griega. Que pesada

    • Es una tortura. Parece que la mujer no lo hace con mala intención, por lo que creo que de verdad no se da cuenta de lo inútil que parece y de lo que estorba. En fin, paciencia.

  2. La parte de la espía de la rendija me ha puesto los pelos de punta… Menuda suegra! A ver si cuando el niño vaya creciendo se cansa de hacer el pasmarote, y o ayuda o te deja en paz.

    • Lo de la rendija casi me deja sin respiración la primera vez, pero al final te acabas acostumbrando. Es una tortura, porque sé que en esa casa la intimidad no existe. Por ahora, no parece que tenga intención de relajarse.

  3. Leo absolutamente todos tus post. Y tu suegra es tan parecida a la mía que a veces creo que hablamos de la misma persona. Que horror! La mía que se piensa que mi hijo es suyo pero solo de cara a la galería donde la ve la gente con él cogido. Sino creo que ni siquiera sabría como se llama. Vamos un ejemplar común de las llamadas abuelas postureo que solo les entra la neura de abuela perfecta en la calle o en cuanto se ve rodeada de gente. Lo peor? Que va de víctima con su hijo. Y éste la cree a pies juntillas. Bueno, si lo pienso eso no es lo peor, lo peor es que la abuela de mi marido (madre de su padre y suegra de la mia) es peor que mi suegra. Montó en cólera la primera semana de vida de mi hijo porque no la dejé pasarse toda la mañana en mi casa moviendo la cuna. Alguien da más? Porque yo llevo dos por uno.

    • ¡ horror! Suegra y bisabuela cojoneras… Lo tuyo es para nota. Mi suegra no es de pinturero. De hecho es que en la calle no nos encontramos nunca, ni salimos de paseo juntos ni nada de nada. No lo hacíamos antes de ser padres y tampoco ahora. Mis traumas quedan recogidos de puertas para adentro durante los días de visita. Y menos mal que la visitamos poco. ¿Y eso de mover la cuna la mañana entera. ¡Qué mareo para la criatura!

  4. Saliendo del tema, Yo creo que mi suegra quiere a mi hija, pero quiere más al hijo de su hija, odio que los compare y odio que si le preguntan por ni hija, termine hablando de su otro nieto, es que me dan unas ganas de mandarla a callar.

    • Tuvimos un post sobre este tema hace unas semanas “Los hijos de mi hija…”. Hay abuelas que no pueden evitar las comparaciones, y a veces son tan dañinas…

    • Uhhhhh como me suena eso !!!!!madre mía ! Mi marido son 2 hermanas y 3 hermanos … Pues los hijos de una de sus hijas … Madre mía en boca para todo y mi hijo y el de otra cuñada mía .. Nada ni regalos ni preguntar por él ,el pobre ! En fin…. Un asco de gente .. Que es su sangre !!!!!

  5. La mía se parece un poco a la tuya. La pobre mujer lo intenta pero nada. Cuando nació el niño se quedaba tambien como un pasmarote al lado de la cuna sin hacer nada mas y cuando volvimos a casa, yo con mi cesárea, me preguntaba ochenta veces si hacia algo ¡pero nunca hacia nada!
    En su casa, si no se lo pedimos, ni cambia un pañal ni nada pero siempre esta tambien al lado y para preparar biberones o dárselos lo único que hacia era coger al niño para que pudiera hacerlo yo! Vamos, una ayuda total en todo…

    • ¡Jajaja! ¿y para qué preguntaba si no pensaba hacer nada Oye, es que si ellas no hubieran parido antes, entendería que no sepan ponerse en nuestra situación. Pero habiendo pasado por esto antes que nosotras ¿tan deprisa se les ha olvidado su parto? Lo de hacer de intermediaria entre la cuna o el carrito y vosotros ¡no tiene desperdicio!

  6. Da gracias que es un pasmarote, lo peor sería que además criticase todo lo que vas haciendo..eso si, en su forma de estatua sin ayudar,solo criticar. Yo casi preferiría que la mía observe mas y critique menos.

  7. jejeje me parto, pues en navidad coges y le regalas una estatua con forma de mujer y le dices no te ves igualita a ella? ejejejejje Bueno mejor sería que la suegra fuera buena, pero mirándolo desde el lado positivo mientras siga no haciendo nada, no hará cosas que a ti no te gusten y así no critica nada, solo se queda mirando.

  8. Oye pues a mi me molesta mas la mía que lo quiere hacer todo. Si vamos a su casa ella quiere cambiar el pañal, ella quiere darle de comer, y le pone intención pero mi hija come súper bien y no me gusta que la fuerce a comer como lo hace, y cuando tenía pañales… No me gustaba que los cambiara porque se ponía a darle besos en el totillo… Y no me hacia nada de gracia la verdad. Ahora se empeña en llevarla al baño, incluso cuando estamos en un bar y lo paso fatal porque no es muy cuidadosa ni higiénica.
    Cuando me fui al hospital a por la segunda se quedo en casa con mi niña, y me limpio la casa y planchó… Eso si cada cosa la puso donde le dio la gana y me revolvió la cocina entera…
    Prefiero una suegra que no haga nada… Porque además es de las que le dices algo y lo hace la revés…

    • Oye, visto así ¿crees que nos quejamos excesivamente por todo? ¿Que nunca estamos contentas con el modelo de suegra que nos ha tocado en suerte? Lo delos besos ahí… en fin… y si no es muy higiénica normal que no te fíes de que se encargue de esas tareas. ¿No existe la suegra perfecta,la del término medio en todo? Si mezcláramos a la tuya con la mía ¡igual sacábamos algo mejor! Gracias por pasarte a comentar.

  9. Con lo del cambio del pañal me he sentido identificada. ¿Alguien me puede explicar cual es la necesidas de estar ahí, detrás de ti, respirandote en la nuca, oliendo caca, mientras tú tratas de hacer las cosas lo más rápido y prolijamente posible? Además mi suegra, no contenta con estorbar con su presencia, empezaba a llamar a mi suegro, cuñado, cuñada, etc. para que vieran mientras yo cambiaba a mi niña. Por suerte los otros tienen más sentido común que ella y reusaban ir. “¿Qué piensa ud?”, le dije, “que mi hija es una vedette que le va a mostrar el c..lo a todo el mundo?” Pero es como discutir con una pared, mujer desubicada si las hay.

    • Mi hijo estuvo 1 mes ingresado despues de nacer, y no faltaron a los 15 minutos para verle cuandon les tocaba, pero cuando supieron que le daban el alta, les falto tiempo para irse al pueblo, sin ni siquiera esperar a recibirle el dia del alta. Despues le veían solo un día a la semana, unos 20/30 minutos, con mi suegra siempre insinuando que se iban porque seguro que teniamos cosas que hacer. Me he enfadado mucho con ellos, porque les decia que tenian que ver mas al niño y mi suegro decia que estaba ocupado(es jubilado desde los 57 años) y mi suegra que ella nunca haria nada a no ser que se lo pidiera. Lógicamente yo no puedo obligar a nadie a hacer nada. Y asi seguimos, le ven los domingos, hacen un rato el paripé y estan tan contentos, porque todo el grueso se lo llevan mis padres, que son los que estan a las duras, ya que yo tambien padezco varias enfermedades, y que si no fuera por ellos, seguramente estaria peor.

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras