• ¿Tu suegra nunca le regala nada a tu hijo? ¡Autoabastécete y pasa de ella!

Mi suegra y el bautizo de marras

suegra y el bautizo

Preparar un bautizo puede ser estresante. Pero si además tu suegra te va cambiando los planes, las fechas, el menú o los invitados… más. Mis problemas comenzaron 1 mes después de nacer el niño, cuando quise bautizarlo aprovechando el buen tiempo. Tenía ya un trajecito comprado, una fecha elegida y contaba con hacerlo. Pero no contaba con la suegra. En esos días, ella celebraba sus bodas de oro, y tiene una hija que vive fuera. Pues se plantó con que la “pobre” hija no iba a poder venir dos veces en un mes, que no podía hacerlo.

Elegí otra fecha, un día que era festivo en mi ciudad, ideal porque así nosotros no teníamos que cerrar el negocio, pero a la vez era festivo y toda la familia podía venir. Claro, todos menos mi querida cuñada la que vive fuera… Otra vez, que cómo lo iba a hacer ese día, que ella no podía venir.

Nueva fecha, un domingo, porque nosotros trabajamos el fin de semana. Lo que no íbamos a hacer era bautizar en sábado y tener que trabajar los padres de la criatura (no trabajar no es una opción, somos autónomos y no podemos cerrar el negocio). Pues más pegas. Que no podía ser, porque si era domingo, su hija no podía luego conducir habiendo bebido, que tenía que ser en sábado. Los sábados trabajamos tanto nosotros, como más miembros de la familia, pero a la señora parecía importarle sólo su hija.

Total que ya calentita, decido ir a casa del cura yo sola. Elijo la fecha, lo dejo todo arreglado, y le digo una semana antes a mi marido, la fecha. Para que no le de tiempo a su madre a cambiarlo todo. Pollo tras pollo. Que esa fecha no puede ser, porque los hijos mayores de mi cuñada (la que vive fuera) trabajan y no pueden venir. Así es que ya me calenté y le dije: Mire señora, es un bautizo, no es una boda. No es obligatorio venir, nosotros no hemos ido a ninguno de los 3 bautizos de los hijos de mi cuñada por estar trabajando, así es que si ellos no pueden venir, NO PASA NADA.

Ilusa de mí, pensé que así se acabarían mis problemas…Yo no soy de aquí, mi familia vive toda lejos y el bautizo era la excusa para vernos. Esta se lo debió oler, le dijo a mi marido que lo pagaba ella, y el muy idiota aceptó. Eso le dio pie a decirme que como pagaba ella, yo no podía invitar a mi familia. Alucinante. Yo había elegido un menú y ella me lo cambió entero. Quería poner de padrinos a dos miembros de SU familia, y ahí me negué, mi primo era el padrino y no había negociación con eso. Mi hijo ya tenía más de 1 año, con tanto cambio de fecha, y me aparece con una rana de bebé de flores, con capota, leotardos calados, lazos, chorreras, para que se lo ponga… ¡Ja! Yo ya le había comprado trajecito, le dije que se la pusiera ella si quería.

Tantos malos rollos, al final me di cuenta de que me iban a amargar el bautizo de mi hijo. Tenía de invitados a mi primo (era el padrino) y su mujer. Y decidí invitar también a dos tíos míos para sentirme arropada… ni lo consulté. Ese día, decidí sentarme con ellos en la última esquina de la mesa, donde los habían puesto, solos. Y dejé al resto de la familia en su maravilloso mundo al gusto de mi suegra.

Al final lo disfruté, porque me centré solo en mi familia, pasé olímpicamente de la familia política y ellos pasaron de mí. Mi suegra consiguió que no pudiera invitar a mi familia, pero no logró que le vistiera como ella quería, ni que mi familia estuviera sola y apartada, ni ser la voz cantante.

He decidido que con mi segundo heredero no me va a pasar eso. Lo bautizaré en mi ciudad natal, sin avisar, aprovechando una visita de las que solemos hacer mi marido y yo. Aún me estoy pensando si avisar al padre… o dejar que sea sorpresa .

9 comentarios:

  1. Y el padre que pasa que no puede parar los pies a su bendita madre? O es como mi marido que prefiere tener una discusión conmigo antes de contradecir a su pobre madre.
    Mucha paciencia amiga porque la vas a necesitar como yo.

  2. Pues te digo una cosa: yo eso no se lo consiento y menos que no me deje invitar a mi familia al bautizo de mi hijo.
    La mía también puso pegas en lo relativo al bautizo, que si la iglesia, el sitio o los invitados pero mi marido y yo teníamos claro lo que queríamos y de ahí no nos movimos. Eso sí, el día del bautizo del mayor me lo acabó dando, pero por otros motivos que ya os contaré!!

  3. Madre mía… Alucino con tu suegra, pero también con tu marido. Le dicen que tú te quedas sin familia y tan pichi. Vamos, infinita paciencia tienes. Soy yo y ese día no me ven ni a mí ni al niño

  4. Quién lo ha parido? Tú, pues tú haces lo que te da la gana. No soporto la gente que porque decidan pagarte algo se crean con el derecho de manera y dirigir todo. Si lo pagas, lo haces desinteresadamente y sino, no lo hagas. No permitiría que no invitara a mi familia, que haga lo que le de la gana con los 4 “gatos” de mi parte que han ido y que organice menú, ropa, fecha y demás. Y ya lo de tu marido, no tiene nombre. Pero bueno, de todo se aprende así que ya te sirve de escamiento para la próxima,

  5. Qué paciencia madre de Dios!!
    La mía tb es de agárrate, pero en actos sociales donde yo esté en medio no participa, así que mucho mejor! !
    Mi marido es casi ateo ( jeje), así que me costó lo mio convencerlo para bautizarlo. Le puso pegas a todo!! Pero lo bauticé como quise y en la ciudad de mis padres. Para que facilitarle las cosas a la familia política si ni muestran interés ni quieren participar??
    A día de hoy creo que su hijo ni siquiera los invitó como Dios manda ( ironía).

  6. Solo digo una cosa, eres una bendita, porque era para mandarla a freir esparragos.
    Ah, lo de la cuñadita que vive fuera y que hay que planearlo todo segun su agenda me lo conozco. Llevo un año sin celebrar con mi familia ningún festivo, porque claro, como es cuando viene la doña y quiere ver a la niña…amis padres y hermanos que les den

  7. Uff.. Mira que no soy de opinar y criticar, pero telita con el asunto!
    Lo que no entiendo es porque dejaste que ella decidiera todo a su manera?
    Es decir, a mi ya me puede decir quien quiera, que no puedo invitar a mi familia al bautizo (o lo que sea) de mis hijos que yo lo que haré será llevarlo a un manicomio porque pensaré que no está bien de la cabeza.
    Ten cuidado y no dejes que se meta entre vosotros, porque los maridos me da que muchas veces por no discutir con su madre no se meten, y al final, lo acabaréis pagando vosotros y vuestros hijos.
    Mucho ánimo! 😀

  8. Tu marido es igual que el mío, mudo, ciego y sordo, eso si cuando hay que defender a su madre y su puñetera hermanita se transforma en otra persona. Te recomiendo que NO le cuentes tus planes a tu marido hasta el ultimo momento para que no tenga tiempo de contárselo a su madre y apóyate en tu familia.

¡Comenta y pon a tu suegra a caer de un burro!

  • ¿Necesitas más apoyo,consejos y trucos para lidiar con el bicho? Más literatura sobre suegras